REE Volumen 15(3) Riobamba sep. - dic. 2021
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD
ISSN-impreso 1390-7581
ISSN-digital 2661-6742
COVID-19: epidemiología, virología y transmisibilidad
COVID-19: epidemiology, virology, and transmissibility
https://doi.org/10.37135/ee.04.12.10
Autores:
Alex Javier Sánchez Valverde
1,2
- https://orcid.org/0000-0002-3215-6240
Katihuska Aparicio Díaz
1,2
- https://orcid.org/0000-0001-7676-6297
Cynthia Elena Miranda Temoche
3,4
- https://orcid.org/0000-0001-6180-0691
Catty Rafaela Castillo Caicedo
5
- https://orcid.org/0000-0003-3084-2762
Norma Betsabe Arellano Hernández - https://orcid.org/0000-0002-2502-3693
Universidad de Especialidades Espíritu Santo, Guayaquil-Ecuador.
Hospital Luis Vernaza, Guayaquil-Ecuador.
Universidad Católica Santiago de Guayaquil, Guayaquil-Ecuador.
Centro de Salud Pascuales, Guayaquil-Ecuador.
Hospital IESS Riobamba, Riobamba-Ecuador.
Hospital Abel Gilbert Pontón, Guayaquil-Ecuador.
Autor de Correspondencia: Alex Javier Sánchez Valverde. Universidad de Especialidades
Espíritu Santo. Guayaquil-Ecuador. javiervalverde18@hotmail.com. Código postal: 090506.
Teléfono: 0979302155.
RESUMEN
Hasta diciembre del 2019, seis tipos de coronavirus ya estaban identificados como generadores
de enfermedad en humanos, destacándose dos brotes epidemiológicos anteriores: SARS-CoV en
2002 y MERS-CoV en 2012. El nuevo agente infeccioso que causó la pandemia de 2019 se
denominó SARS-CoV-2, el que se manifiesta como un síndrome respiratorio agudo severo (CO-
VID-19). Al respecto, el 30 de enero del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS)
decretó la emergencia sanitaria. El propósito de esta revisión fue analizar el contexto epidemio-
lógico alrededor del SARS-CoV-2, mediante una búsqueda bibliográfica en las bases de datos
científicas como: PubMed Central, LILACS y Google académico. Se concluyó que el
SARS-CoV-2 es altamente transmisible, con una tasa de letalidad en Ecuador del 8,59%.
Palabras clave: COVID-19, SARS-CoV-2, coronavirus, epidemiología, virología.
ABSTRACT
Six types of coronaviruses were already identified as generators of disease in humans as of 2019,
with two previous epidemiological outbreaks standing out: SARS-CoV in 2002 and MERS-CoV
in 2012. The new infectious agent that caused the 2019 pandemic was called SARS -CoV-2,
which manifests as a severe acute respiratory syndrome (COVID-19). In this regard, on January
30, 2020, the World Health Organization decreed the health emergency. The purpose of this
review was to analyze the epidemiological context around SARS-CoV-2 through a bibliographic
review in scientific databases such as: PubMed Central, LILACS and Google Scholar. It was
concluded that SARS-CoV-2 is highly transmissible, with a fatality rate in Ecuador of 8.59%.
Keywords: COVID-19, SARS-CoV-2, Coronavirus, Epidemiology, Virology.
INTRODUCCIÓN
En diciembre de 2019, la ciudad china de Wuhan fue el escenario de una serie de casos de
neumonía, cuyos análisis la definieron como atípica por SARS-CoV-2.
(1)
La Organización Pana-
mericana de la Salud (OPS) reporta el primer caso confirmado en el continente americano en los
Estados Unidos de América, el 20 de enero de 2020, propagándose aceleradamente al resto de
países de la región.
(2)
El 1 de marzo de 2020, en Ecuador se reportó el primer infectado, el que
fue considerado como transmisión importada.
(3)
Para el mes de agosto de 2020, la cifra de contagiados en el mundo superaba los 17 millones de
habitantes, con una mortalidad de 675060 afectados. El continente americano lideró la cifra de
infectados y Estados Unidos resultó el país más afectado con más de 4,4 millones de enfermos
y más de 151 000 muertos; seguido de Brasil que superaba los 2,6 millones de casos, con más
de 91000 fallecidos.
(4)
EPIDEMIOLOGÍA
Origen
En respuesta a los reportes recibidos, el 31 de diciembre del 2019, el Centro de Control y
Prevención de Enfermedades de China desplegó un equipo para el estudio epidemiológico y
etiológico del patógeno causante de esa neumonía atípica.
(1)
El 7 de enero del 2020 identifican
al agente responsable del brote epidémico como un nuevo tipo de coronavirus que denominaron
inicialmente como 2019-nCoV. La OMS, lo renombró como SARS-CoV-2, de manera que refle-
jara la sintomatología asociada.
(5)
Algunos datos circunstanciales sugirieron que el epicentro de la infección del SARS-CoV-2
en humanos estuvo ubicado en un mercado mayorista de mariscos de la ciudad de Wuhan. La
mayoría de los primeros contagiados coincidieron con una estancia en ese lugar.
(6)
La secuencia
genética del SARS-CoV-2 guarda una similitud del 96% con el BatCoV RaTG13, un tipo de
coronavirus detectado en murciélagos en China que se comercializan en ese centro.
(6,7)
Los virus de origen zoonótico precisan de tres condiciones para proliferar entre los humanos:
capacidad de infectar y reproducirse en esa especie, contacto persona/reservorio y la producción
de un ciclo de transmisión humano/humano.
(8)
Pero no se ha comprobado la existencia de trans-
misión directa de coronavirus por murciélagos.
(9)
Así, se sugiere un posible animal intermedia-
rio: el pangolín, gato, vaca, paloma, entre otros.
(10)
Las fechas de aparición de la epidemia coincidió con la celebración de dos grandes eventos, que
atraen alrededor de 40 mil familias y en los que se preparan más de 14000 platos chinos tradicio-
nales.
(11)
Eso motiva una gran movilización de personas a través de Wuhan por colindar con 9
provincias de ese país que convierte a la ciudad en un cinturón económico importante.
(12)
Impacto y carga global de la pandemia en Ecuador
El 11 de marzo del 2020, el estado ecuatoriano declaró la nación en estado de emergencia sanita-
ria a causa del avance acelerado de la pandemia de SARS-CoV-2. El día 13 de ese mes se conta-
bilizaron 205 casos confirmados y un fallecimiento.
(13)
A partir de los datos de los 9468 casos confirmados iniciales, se elaboró un primer informe
epidemiológico socio-demográfico en Ecuador.
(14)
La tasa de mortalidad resultó particularmente
alta, siendo mayor en hombres (6,86%) que en mujeres (3,35%). Así, la tasa de letalidad fue del
1,6%; superior a países como Italia (0,4%) y China (0,4%) en ese momento.
Adicionalmente, la presencia de comorbilidades aumentó la tasa de letalidad hasta el 16,9% en
hombres y 10,3% en mujeres.
(14)
esos parámetros se atribuyeron a los limitados recursos para el
diagnóstico rápido y temprano, tales como pruebas RT-PCR (reacción en cadena de la polimera-
sa con transcriptasa reversa); también, a la falta de personal para el control epidemiológico.
(15)
En este contexto, la letalidad se relacionó con el estrato socioeconómico, siendo superior en las
etnias montubia e indígena (14% y 9% respectivamente).
(14)
El poder adquisitivo de la población
influye en el acceso a la atención médica.
(16)
En mayo de 2020, la tasa de letalidad en Ecuador
alcanzó la cifra de 8,59%;
(17)
mientras que, a nivel mundial se reportaba un 6,13%.
(15,18)
Curva epidemiológica y prevención de brotes
La curva epidemiológica está conformada por 3 fases temporales: en ascenso, meseta y en
descenso. En el caso de la COVID-19, la primera duró de 3 a 4 semanas y se proyectaban entre
2 y 3 semanas de duración para las dos finales.
(19)
Esos valores variaron en algunos países como
Estados Unidos y ciertos países de América del Sur por la acelerada incidencia.
(18)
Los datos actuales apuntan hacia una posible mejoría, pero requiere la comprensión de la pobla-
ción acerca del cumplimiento de las medidas de prevención. Al respecto, los modelos matemáti-
cos indican que el distanciamiento social resulta la acción más eficiente en el control del
SARS-CoV-2; la que posibilitó una reducción del 64% de la mortalidad acumulada en los Esta-
dos Unidos durante los meses de mayo y junio de 2020.
(19)
Otro modelo más restrictivo que incluye él distanciamiento social mediante el cierre de escuelas
y la limitación de las empresas al 50% de sus trabajadores, con una programación de reducción
estimada de contagios nuevos en un 99,3%.
(20)
La cuarentena incrementa el riesgo de reducción de salarios y desempleo,
(21)
generado el temor
a una posible recesión económica, debido a las necesarias medidas de control epidemiológico:
distanciamiento social, autoaislamiento y las restricciones de viaje. Además, se aumentó sustan-
cialmente el suministro y consumo de medicamentos. La compra compulsiva y almacenamiento
de productos alimenticios ante el pánico a la escasez incrementa la demanda elevando los
precios.
(22)
Los ingresos fiscales son la principal fuente financiera del sector público, la reducción del deter-
minados mercados y de los ingresos monetarios en gran parte de la población afectan la inver-
sión en la salud pública y por ende en la implementación de medidas más eficientes en contra de
la pandemia.
(23)
Por lo que es necesario un eficiente manejo administrativo de los recursos.
VIROLOGÍA
Taxonomía y estructura
El análisis del árbol familiar y genómico mostró que el SARS-CoV-2 pertenece al orden nidovi-
rales, familia coronaviridae, género betacoronavirus.
(1,24)
Así, se encontraron similitudes filoge-
néticas entre este y otros tipos de coronavirus, incluyendo al BatCoV RaTG13 que se encuentra
en murciélagos.
(25)
Sin embargo, resultó menor la similitud genómica con los betacoronavirus: SARS-CoV (79%)
(causante de los brotes pandémicos en el periodo de 2002-2003, con una tasa de letalidad del
9,6%) y MERS-CoV (50%) (agente que originó epidemias en 2012, con letalidad del
34,3%).
(26,27)
El análisis genómico reforzó la hipótesis de su transmisión original de animal a persona, consi-
derando un reservorio intermediario, debido al nivel de similitud con respecto al BatCoV
RaTG13 endémico del murciélago.
(10,25)
Además del posible parentesco del SARS-CoV-2 con los
microorganismos que pertenecen al subgénero de sarbecovirus, causantes de síndrome respira-
torio agudo en la especie humana.
(1)
Las partículas del SARS-CoV-2 poseen una forma esférica pleomórfica con un diámetro que
oscila entre 60 y 140 nm, rodeado de estructuras en forma de picos con longitudes que pueden
ir desde 9 hasta 12 nm, dándole su forma característica de corona.
(1)
En su interior carga un
genoma de 29,9 kb de tamaño.
(28)
El genoma del SARS-CoV-2 está compuesto por un ARN monocatenario positivo recubierto por
una proteína de nucleocápside fosforilada, con capacidad de codificar una poliproteína no
estructural denominada ORF1a/b, que termina siendo escindida por una reacción proteolítica
dando lugar a cuatro proteínas estructurales (que le dan la forma de corona) y cinco proteínas
accesorias.
(28,29)
La capacidad de infección del SARS-CoV-2 y su integridad estructural guardan una dependen-
cia con la integridad de las proteínas estructurales.
(30)
Las cuatro proteínas son: la que recubre al
ARN N (nucleocápside) y las adheridas a una membrana de bicapa fosfolipídica, S (spike), M
(membrana) y E (envoltura).
(28,30)
Variabilidad genómica
Se informan 103 diferentes genomas de SARS-CoV-2 con 2 linajes mayores bien definidos.
(31)
La causa se atribuye a su polimorfismo nucleótido único en la posición 8 782 (orf1ab: T8517C,
sustitución sinónima) y en la posición 28 144 (ORF8: C251T, S84L).
(31)
El tipos más gresivo es
el L, hallándose en alrededor del 70% de la población, seguido del S (en un 30% de los
casos).
(31,32)
El haplotipos S tiene características más similares a los diferentes coronavirus hallados en
animales,
(31)
sugiriendo que podría ser el ancestro del L.
(32)
De ahí, su menor tasa de contagio
debido a su condición evolutiva incipiente.
(28,32)
La variabilidad genética del SARS-CoV-2 indica cierta improbabilidad de la teoría del origen
mediante manipulación en laboratorio.
(33)
Además de la similitud del 96% con el BatCoV
RaTG13;
(24)
se comprobó que la subunidad 1 de la proteína S tiene una mayor similitud filogené-
tica con coronavirus propios del pangolín.
(34)
La secuencia genómica que codifica el dominio de unión al receptor no resulta óptima al ser
comparada con otros sarbecovirus; Se supone que la afinidad del SARS-CoV-2 hacia su receptor
diana sea consecuencia de la selección natural del virus hacia el ser humano.
(33,35)
Propiedades fisicoquímicas
El conocimiento acerca de la estructura y composición de las partículas virales y su reacción
ante determinadas condiciones o sustancias permite establecer posibles formas para inactivar y
frenar el proceso de réplica viral, formulando vacunas con el uso de virus atenuados o inactiva-
dos; además de identificar medidas higiénico epidemiológicas preventivas para reducir las cifras
de contagio.
(36)

si se encuentran en superficies sólidas esta característica se incrementa, por ejemplo, en superfi-
cies de:
(36,37)
Plástico hasta 72 horas.
Acero inoxidable hasta 48 horas.
Cartón hasta 24 horas.
Cobre hasta 4 horas.
El principal antecedente fue el SARS-CoV, de este se sabía que su capacidad infecciosa dismi-
nuye por debajo del límite de detección al incubar partículas virales a una temperatura de 56°C
por veinte minutos. Así, se asumió esa misma característica para el SARS-CoV-2 inicialmente,
pero luego se comprobó que su tiempo es de treinta minutos.
(28)
Sin embargo, en un estudio publicado en mayo de 2020, se reporta un análisis comparativo de
grupos compuestos por casos confirmados de COVID-19 en 224 ciudades de China. Los resulta-
dos indicaron la ausencia de diferencia estadísticamente significativa entre la temperatura
ambiental, la incidencia de casos confirmados y el ritmo reproductivo básico del virus.
(37)
La sensibilidad del SARS-CoV-2 a la radiación ultravioleta (UVC), también ha sido reporta-
da.
(28)
Al respecto, se demostró que en concentrados de plasma fresco o de plaquetas en los que
se inocula sus partículas en combinación con riboflavina, se reduce la carga viral de manera
significativa, incluso por debajo del umbral detectable.
(38)
Esto puede tener un uso importante
ante la necesidad de transfusiones urgentes de derivados de plasma en pacientes con viremia
activa. Además de su utilidad para inactivar algunas clases de coronavirus en diferentes superfi-
cies.
(39,40)
La temperatura ambiental influye en la efectividad de los UVC; pues, las particulares de
SARS-CoV-2 tienen mayor sobrevida y mayor capacidad infecciosa sobre superficies durante el
invierno en comparación con el verano.
(41)
También se conoce que no disminuye de manera
significativa la incidencia y ritmo de reproducción básico de este flagelo.
(19)
Algunos productos químicos son útiles para la desinfección de partículas virales. En el caso del
SARS-CoV-2, esto depende mayormente de la afinidad química de su membrana compuesta por
una bicapa fosfolipídica que lo vuelve lipofílico. Así, se recomiendan sustancias como: alcohol,
compuestos de amonio cuaternario, fenoles, aldehídos y detergentes.
(36)
Los compuestos identificados como posibles desinfectantes del SARS-CoV-2 son: éter, etanol al
75%, aquellos con cloruro en su composición, ácido peracético, cloroformo y solventes grasos
con excepción de la clorhexidina.
(28,42)
TRANSMISIBILIDAD
El ritmo reproductivo básico (R0) es una medida que representa el número promedio de nuevos
casos que ocurren a partir de un caso confirmado en una población susceptible. Un resultado
mayor a 1 significa que la transmisión de la enfermedad incrementa mientras que un resultado
menor significa que la transmisión es poco probable. En relación con el covid-19, la OMS
estimó de R0 que osciló entre 1,4 y 2,5
(43)
Los primeros datos de casos de COVID-19 confirmados en China permitieron establecer este
valor entre 2,2 y 2,7 (el que luego se incrementó a 3,28), implicando que en 6 o 7 días se duplica-
ría el número de contagios.
(44)
En Italia, el R0 fue de 2,43 a 3,10.
(45)
En Perú existió un R0 de 2,88
a 2,97.
(46)
En Europa, el cálculo del ritmo reproductivo básico en tiempo real R(t) también reflejó resulta-
dos por encima de lo esperado, tal como se observa en las cifras reportadas por Italia (3,10),
Alemania (4,43), Francia (6,56) y España (3,95).
(44)
La reducción de esas estadísticas dependerá de la toma de medidas de cuarentena y aislamiento,
las que han mostrado una gran efectividad en este tipo de enfermedades.
(47)
Todo con el objetivo
de prevenir contagios en la población susceptible y separarla de los enfermos.
(20,47)
Fuentes de transmisión
Luego de la presumible transmisión animal-persona en Wuhan, los casos subsecuentes de
COVID-19 no se relacionaron con alguna exposición a animales del mercado, concluyendo que
se pasó al contagio de persona/persona.
(48)
Tomando como referencia que las infecciones virales
respiratorias, se asumió que el contacto cercano con un enfermo y la exposición a gotículas de
la tos o estornudo.
(26)
Sin embargo, se revelaron otras vías con base a los casos importados:
fecal-oral, contacto con mucosas (como la conjuntiva) y fluidos (como la saliva).
(5)
Las fuentes de origen de contagio respiratorio tienen tres vías definidas: fómites, gotículas o
partículas de aerosol.
(5,44)
En el caso de transmisión por gotículas es necesaria la cercanía al
paciente infectado.
(26)

permanecen suspendidas en el aire y, si el paciente se encuentra a una distancia menor a 1,8 m,
las partículas entran en contacto con las mucosas de la persona susceptible e ingresan a la vía
respiratoria iniciando la enfermedad.
(48,26)
La más aceptable de las vías de transmisión mencionadas fue la aérea, el resto se mantienen en
discusión.
(49,50)
Al cultivar partículas de SARS-CoV-2 provenientes de aerosol, se encontró que
pueden durar hasta 3 horas suspendidas en el aire.
(51)
La transmisión aérea por fómites (compuesto por partículas más pesadas) depende del período
infeccioso en que se encuentre la enfermedad en el paciente,
(50)
pudiendo durar entre 2 y 3 días
según el tipo de material de la superficie.
(36)
El contagio ocurre cuando partículas virales contactan con mucosas: ojos, nariz o boca.
(30)
Por
esa razón, la población susceptible tiene que usar equipo de protección personal, principalmente,
la mascarilla naso-bucal y lentes de protección siempre que se haya posible exposición a
ambientes con COVID-19.
(50)
La posibilidad de transmisión vía fecal/oral
(51)
se genera al encontrar pruebas de RT-PCR positi-
vas en muestras de heces de pacientes confirmados con la COVID-19.
(44)
Hasta 11 días posterior
al resultado negativo de las pruebas diagnósticas, el ARN viral se mantiene presente en las
excretas. Los especialistas recomiendan extremar las medidas higiénicas para evitar el conta-
gio.
(44)
CONCLUSIONES
El SARS-CoV-2 pertenece a la familia de los coronaviridae, su estructura es similar a los betaco-
ronavirus (SARS-CoV y MERS-CoV), teniendo alta capacidad de virulencia. La tasa de letali-
dad de la COVID-19 en Ecuador es superior a la media estimada a nivel mundial.
Las medidas de distanciamiento social y aislamiento de los enfermos resultaron efectivas en la
reducción de la morbi-mortalidad de manera significativa, aunque tuvo consecuencias socioeco-
nómicas: aumento del desempleo y reducción de salarios.
Las principales vías de transmisión de la COVID-19 establecidas fueron respiratorias, a través
de fómites, gotículas o partículas de aerosol; siendo las superficies sólidas especialmente
conservadoras del virus activo.
Conflictos de intereses
Los autores declaran que no existen.
Declaración de contribución
Todos los integrantes participaron en la recolección de la información científica, así como en la
redacción del artículo
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Zhu N, Zhang D, Wang W, Li X, Yang B, Song J, et al. A Novel Coronavirus from
Patients with Pneumonia in China, 2019. N Engl J Med. Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 14]; 382(8): 727-733. Disponible en: https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJ
Moa2001017. https://doi.org/10.1056/NEJMoa2001017.
2. Jin Y, Cai L, Cheng Z, Cheng H, Deng T, Yi B, et al. A rapid advice guideline for the
diagnosis and treatment of 2019 novel coronavirus (2019-nCoV) infected pneumonia
(standard version). Military Med Res [Internet]. 2020 [citado 2020 May 15]; 7(4): 1-23.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32029004/. https://doi.org/10.1186/
s40779-020-0233-6.
3. Organización Mundial de la Salud. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19):
informe de situación, 41 [Internet]. Washington: OMS; 2020 [citado 2020 May 15].
Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/331352.
4. Organización Mundial de la Salud. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19):
informe de situación, 194 [Internet]. Washington: OMS; 2020 [citado 2020 May 15].
Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/331352.
5. Wang D, Hu B, Hu C, Zhu F, Liu X, Zhang J, et al. Clinical Characteristics of 138 Hospi-
talized Patients With 2019 Novel Coronavirus-Infected Pneumonia in Wuhan, China.
JAMA [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 323(11): 1061-1069. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32031570/. https://doi.org/10.1001/jama.2020.1585.
6. Wu P, Hao X, Lau E, Wong J, Leung K, Wu J, et al. Real-time tentative assessment of the
epidemiological characteristics of novel coronavirus infections in Wuhan, China, as at
22 January 2020. Euro Surveill [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 25(3): 1-6. Dispo-
nible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31992388%/. https://doi.org/10.2807/1560-
7917.ES.2020.25.3.2000044.
7. Wang C, Horby P, Hayden F, Gao G. A novel coronavirus outbreak of global health
concern. The Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 395(10223):
470–473. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31986257/. https://doi.org/10.1016/
S0140-6736(20)30185-9.
8. Frutos R, Lopez M, Serra J, Devaux C. COVID-19: The Conjunction of Events Leading
to the Coronavirus Pandemic and Lessons to Learn for Future Threats. Front Med [Inter-
net]. 2020 [citado 2020 May 16]; 7(223): 1-5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/
pmc/articles/PMC7235412/. https://doi.org/10.3389/fmed.2020.00223.
9. Afelt A, Devaux C, Serra J, Frutos R. Bats, Bat-Borne Viruses, and Environmental
Changes. InTech [Internet]. 2018 [citado 2020 May 16]; 8: 113-132. Disponible en:
https://www.intechopen.com/books/bats/bats-bat-borne-viruses-and-environmental-changes.
https://doi.org/10.5772 / intechopen.74377.
10. Qiu Y, Zhao Y, Wang Q, Li J, Zhou Z, Liao C, et al. Predicting the angiotensin converting
enzyme 2 (ACE2) utilizing capability as the receptor of SARS-CoV-2. Microbes Infect
[Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]; 22(4-5): 221-225. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32199943/. https://doi.org/10.1016/j.micinf.2020.03.003.
11. Liu Y, Gong L, Li B. Epidemic Situation of Novel Coronavirus Pneumonia in China
mainland. Epidemiology. medRxiv [Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]. Disponible
en: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.02.17.20024034v2. https://doi.org/
10.1101/2020.02.17.20024034.
12. Lai S, Bogoch I, Ruktanonchai N, Watts A, Lu X, Yang W, et al. Assessing spread risk of
Wuhan novel coronavirus within and beyond China, January-April 2020: a travel
network-based modelling study. medRxiv [Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]: 1-20.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32511631/. https://doi.org/10.1101/
2020.02.04.20020479.
13. Dirección Nacional de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador.
Informe de Situación COVID-19 desde el 29 de Febrero del 2020. Report No: 001.
Quito: MSP; 2020.
90
cc
BY
NC
ND
14. Ortiz E, Simbaña K, Barreno L, Díaz A, Barreto A, Moyano C, et al. Epidemiological, socio-de-
mographic and clinical features of the early phase of the COVID-19 epidemic in Ecuador [Inter-
net]. 2020 [citado 2020 May 17];15(1). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33395425/.
https://doi.org/10.1101/2020.05.08.20095943.
15. Torres I, Sacoto F. Localising an asset-based COVID-19 response in Ecuador. The Lancet Infect
Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 18]; 395(10233). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.
gov/32277877/. https://doi.org/10.1016 / S0140-6736(20)30851-5.
16. Amores C, Pérez G. La pertenencia étnica y el acceso a los servicios de salud: Caso de indígenas
y afrodescendientes ecuatorianos en el periodo 2006-2015. Rev Publicando [Internet]. 2017
[citado 2020 May 18]; 4(11(1)): 618–638. Disponible en: https://revistapublicando.org/revista/
index.php/crv/article/view/602.
17. Dirección Nacional de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Situación
Nacional por Covid-19 (Coronavirus) Ecuador 2020. Infografía No: 094. Quito: MSP; 2020.
18. Ngonghala C, Iboi E, Eikenberry S, Scotch M, MacIntyre C, Bonos M, et al. Mathematical
assessment of the impact of non-pharmaceutical interventions on curtailing the 2019 novel
Coronavirus. Math Biosci [Internet]. 2020 [citado 2020 May 18]; 325. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32360770/. https://doi.org/10.1016/j.mbs.2020.108364.
19. Li H, Liu S, Yu X, Tang S, Tang C. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): current status and
future perspectives. Int J Antimicrob Agents [Internet]. 2020 [citado 2020 May 19]; 55(5).
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32234466/. https://doi.org/10.1016/j.ijantimicag.
2020.105951.
20. Koo J, Cook A, Park M, Sun Y, Sun H, Lim J, et al. Interventions to mitigate early spread of
SARS-CoV-2 in Singapore: a modelling study. The Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 21]; 20(6): 678–688. Disponible en: https://www.thelancet.com/journals/lancet/
article/PIIS1473-3099(20)30162-6/fulltext. https://doi.org/10.1016/S1473-3099(20)30162-6.
21. Lewnard J, Lo N. Scientific and ethical basis for social-distancing interventions against
COVID-19. Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 19]; 20(6): 631-633. Disponi-
ble en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32213329/. https://doi.org/1010.1016/S1473-3099
(20)30190-0.
22. Nicola M, Alsafi Z, Sohrabi C, Kerwan A, Al-Jabir A, Iosifidis C, et al. The socio-economic
implications of the coronavirus pandemic (COVID-19): A review. Int J Surg [Internet]. 2020
[citado 2020 May 20]; 78: 185-193. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32305533/.
https://doi.org/10.1016/j.ijsu.2020.04.018.
23. McKee M, Stuckler D. If the world fails to protect the economy, COVID-19 will damage health
not just now but also in the future. Nat Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 20]; 26(5):
640-642. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32273610/. https://doi.org/10.1038/
s41591-020-0863-y.
24. Zhou P, Yang X, Wang X, Hu B, Zhang L, Zhang W, et al. A pneumonia outbreak associated
with a new coronavirus of probable bat origin. Nature [Internet]. 2020 [citado 2020 May 20];
579(7798): 270-273. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33199918/. https://doi.org/
10.1038/s41586-020-2012-7.
25. Paraskevis D, Kostaki E, Magiorkinis G, Panayiotakopoulos G, Sourvinos G, Tsiodras S.
Full-genome evolutionary analysis of the novel corona virus (2019-nCoV) rejects the hypothesis
of emergence as a result of a recent recombination event. Infect Genet Evol [Internet]. 2020
[citado 2020 May 20]; 79: 104212. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32004758/.
https://doi.org/10.1016 /j.meegid.2020.104212.
26. Helmy Y, Fawzy M, Elaswad A, Sobieh A, Kenney S, Shehata A. The COVID-19 Pandemic: A
Comprehensive Review of Taxonomy, Genetics, Epidemiology, Diagnosis, Treatment, and
Control. J Clin Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 9(4). Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32344679/. https://doi.org/10.3390/jcm9041225.
27. Lu R, Zhao X, Li J, Niu P, Yang B, Wu H, et al. Genomic characterisation and epidemiology of
2019 novel coronavirus: implications for virus origins and receptor binding. The Lancet Infect
Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 395(10224): 565–574. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32007145/. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30251-8.
28. Jin Y, Yang H, Ji W, Wu W, Chen S, Zhang W, et al. Virology, Epidemiology, Pathogenesis, and
Control of COVID-19. Viruses [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 12(4). Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32230900/. https://doi.org/10.3390/v12040372.
29. Chan J, Kok K, Zhu Z, Chu H, To K, Yuan S, et al. Genomic characterization of the 2019
novel human-pathogenic coronavirus isolated from a patient with atypical pneumonia after
visiting Wuhan. Emerg Microbes Infect [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 9(1): 221–236.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31987001/. https://doi.org/10.1080/
22221751.2020.1719902.
30. Li H, Liu S, Yu X, Tang S, Tang C. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): current status and
future perspectives. Int J Antimicrob Agents [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 55(5):
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32234466/. https://doi.org/105951.10.1016/
j.ijantimicag.2020.105951.
31. Tang X, Wu C, Li X, Song Y, Yao X, Wu X, et al. On the origin and continuing evolution of
SARS-CoV-2. National Science Review [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 7(6):
1012–1023. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7107875/.
https://doi.org/10.1093/nsr/nwaa036.
32. Ludwig S, Zarbock A. Coronaviruses and SARS-CoV-2: A Brief Overview. Anesth Analg
[Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 131(1): 93-96. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.
gov/32243297/. https://doi.org/10.1213/ANE.0000000000004845.
33. Andersen K, Rambaut A, Lipkin W, Holmes E, Garry R. The proximal origin of SARS-CoV-2.
Nat Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 26(4): 450–452. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32284615/. https://doi.org/10.1038/s41591-020-0820-9.
34. Zhang T, Wu Q, Zhang Z. Probable Pangolin Origin of SARS-CoV-2 Associated with the
COVID-19 Outbreak. Current Biology [Internet]. 2020 [citado 2020 May 23]; 30(7):
1346-1351. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7169893/.
https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.03.022.
35. Sheahan T, Rockx B, Donaldson E, Sims A, Pickles R, Corti D, et al. Mechanisms of Zoonotic
Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus Host Range Expansion in Human Airway
Epithelium. J Virol [Internet]. 2008 [citado 2020 May 23]; 82(5): 2274-2285. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18094188/. https://doi.org/10.1128/JVI.02041-07.
36. Scheller C, Krebs F, Minkner R, Astner I, Gil M, Wätzig H. Physicochemical properties of

quality control. Electrophoresis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 23]; 41: 13-14. Disponible
en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32469436/. https://doi.org/10.1002/elps.202000121.
37. Yao Y, Pan J, Liu Z, Meng X, Wang W, Kan H, et al. No association of COVID-19 transmission
with temperature or UV radiation in Chinese cities. Eur Respir J [Internet]. 2020 [citado 2020
May 24]; 55(5). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32269084/. https://doi.org/
10.1183/13993003.00517-2020.
38. Keil S, Ragan I, Yonemura S, Hartson L, Dart N, Bowen R. Inactivation of severe acute respi-
ratory syndrome coronavirus 2 in plasma and platelet products using a riboflavin and ultravio-

495-501. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32311760/. https://doi.org/10.1111/
vox.12937.
39. Bedell K, Buchaklian A, Perlman S. Efficacy of an Automated Multiple Emitter Whole-Room
Ultraviolet-C Disinfection System Against Coronaviruses MHV and MERS-CoV. Infect Control
Hosp Epidemiol [Internet]. 2016 [citado 2020 May 25]; 37(5): 598-599. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26818469/. https://doi.org/10.1017/ice.2015.348.
40. Hamzavi I, Lyons A, Kohli I, Narla S, Parks A, Gelfand J, et al. Ultraviolet germicidal irradia-
tion: Possible method for respirator disinfection to facilitate reuse during the COVID-19
pandemic. J Am Acad Dermatol [Internet]. 2020 [citado 2020 May 25]; 82(6): 1511-1512.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32246972/. https://doi.org/10.1016/j.jaad.
2020.03.085.
41. Sagripanti J, Lytle C. Estimated Inactivation of Coronaviruses by Solar Radiation With Special

731-737. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32502327/. https://doi.org/10.1111/
php.13293.
42. Yi Y, Lagniton P, Ye S, Li E, Xu R. COVID-19: what has been learned and to be learned about
the novel coronavirus disease. Int J Biol Sci [Internet]. 2020 [citado 2020 May 25]; 16(10):
1753-1766. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32226295/. https://doi.org/10.7150/
ijbs.45134.
43. Liu Y, Gayle A, Wilder A, Rocklöv J. The reproductive number of COVID-19 is higher compa-
red to SARS coronavirus. J Travel Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 26]; 27(2): 1-21.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32052846/. https://doi.org/10.1093/jtm/taaa021.
44. Bulut C, Kato Y. Epidemiology of COVID-19. Turk J Med Sci [Internet]. 2020 [citado 2020
May 26]; 50(SI-1): 563-570. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/
PMC7195982/. https://doi.org/10.3906/sag-2004-172.
45. D’Arienzo M, Coniglio A. Assessment of the SARS-CoV-2 basic reproduction number, R0,
based on the early phase of COVID-19 outbreak in Italy. Salud de Biosaf [Internet]. 2020 [citado
2020 May 26]; 2(2): 57-59. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32835209/.
https://doi.org/10.1016/j.bsheal.2020.03.004.
46. Torres J, Kobiak C, Valcarcel B, Diaz C, La Vecchia C. The reproductive number R0 of COVID-19
in Peru: An opportunity for effective changes. Travel Med Infect Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 27]; 37. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32325120/. https://doi.org/
10.1016/j.tmaid.2020.101689.
47. Najafimehr H, Mohamed A, Safari S, Yousefifard M, Hosseini M. Estimation of basic reproduc-

[citado 2020 May 27]; 74(8). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32301199/.
https://doi.org/10.1111/ijcp.13518.
48. Cascella M, Rajnik M, Cuomo A, Dulebohn S, Di Napoli R. Features, Evaluation and Treatment
Coronavirus (COVID-19). Stat Pearls [Internet]. 2020 [citado 2020 May 28]. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32150360/.
49. McIntosh K. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): Epidemiology, virology, clinical features,
diagnosis, and prevention. UpToDate [Internet]. 2020 [citado 2020 May 29]. Disponible en:
https://www.uptodate.com/contents/coronavirus-disease-2019-covid-19-epidemiology-virology-
clinical-features-diagnosis-and-prevention.
50. Galbadage T, Peterson B, Gunasekera R. Does COVID-19 Spread Through Droplets Alone?.
Frente a la Salud Pública [Internet]. 2020 [citado 2020 May 29]; 8. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32391310/. https://doi.org/10.3389/fpubh.2020.00163.
51. Doremalen N, Bushmaker T, Morris D, Holbrook M, Gamble A, Williamson B, et al. Aerosol and
Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. N Engl J Med [Internet].
2020 [citado 2020 May 30]: 382(16): 1564-1567. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/
32182409/. https://doi.org/10.1056/NEJMc2004973.
Recibido: 11 de septiembre de 2020
Aceptado: 17 de diciembre de 2020
REE Volumen 15(3) Riobamba sep. - dic. 2021
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD
ISSN-impreso 1390-7581
ISSN-digital 2661-6742
COVID-19: epidemiología, virología y transmisibilidad
COVID-19: epidemiology, virology, and transmissibility
https://doi.org/10.37135/ee.04.12.10
Autores:
Alex Javier Sánchez Valverde
1,2
- https://orcid.org/0000-0002-3215-6240
Katihuska Aparicio Díaz
1,2
- https://orcid.org/0000-0001-7676-6297
Cynthia Elena Miranda Temoche
3,4
- https://orcid.org/0000-0001-6180-0691
Catty Rafaela Castillo Caicedo
5
- https://orcid.org/0000-0003-3084-2762
Norma Betsabe Arellano Hernández - https://orcid.org/0000-0002-2502-3693
Universidad de Especialidades Espíritu Santo, Guayaquil-Ecuador.
Hospital Luis Vernaza, Guayaquil-Ecuador.
Universidad Católica Santiago de Guayaquil, Guayaquil-Ecuador.
Centro de Salud Pascuales, Guayaquil-Ecuador.
Hospital IESS Riobamba, Riobamba-Ecuador.
Hospital Abel Gilbert Pontón, Guayaquil-Ecuador.
Autor de Correspondencia: Alex Javier Sánchez Valverde. Universidad de Especialidades
Espíritu Santo. Guayaquil-Ecuador. javiervalverde18@hotmail.com. Código postal: 090506.
Teléfono: 0979302155.
RESUMEN
Hasta diciembre del 2019, seis tipos de coronavirus ya estaban identificados como generadores
de enfermedad en humanos, destacándose dos brotes epidemiológicos anteriores: SARS-CoV en
2002 y MERS-CoV en 2012. El nuevo agente infeccioso que causó la pandemia de 2019 se
denominó SARS-CoV-2, el que se manifiesta como un síndrome respiratorio agudo severo (CO-
VID-19). Al respecto, el 30 de enero del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS)
decretó la emergencia sanitaria. El propósito de esta revisión fue analizar el contexto epidemio-
lógico alrededor del SARS-CoV-2, mediante una búsqueda bibliográfica en las bases de datos
científicas como: PubMed Central, LILACS y Google académico. Se concluyó que el
SARS-CoV-2 es altamente transmisible, con una tasa de letalidad en Ecuador del 8,59%.
Palabras clave: COVID-19, SARS-CoV-2, coronavirus, epidemiología, virología.
ABSTRACT
Six types of coronaviruses were already identified as generators of disease in humans as of 2019,
with two previous epidemiological outbreaks standing out: SARS-CoV in 2002 and MERS-CoV
in 2012. The new infectious agent that caused the 2019 pandemic was called SARS -CoV-2,
which manifests as a severe acute respiratory syndrome (COVID-19). In this regard, on January
30, 2020, the World Health Organization decreed the health emergency. The purpose of this
review was to analyze the epidemiological context around SARS-CoV-2 through a bibliographic
review in scientific databases such as: PubMed Central, LILACS and Google Scholar. It was
concluded that SARS-CoV-2 is highly transmissible, with a fatality rate in Ecuador of 8.59%.
Keywords: COVID-19, SARS-CoV-2, Coronavirus, Epidemiology, Virology.
INTRODUCCIÓN
En diciembre de 2019, la ciudad china de Wuhan fue el escenario de una serie de casos de
neumonía, cuyos análisis la definieron como atípica por SARS-CoV-2.
(1)
La Organización Pana-
mericana de la Salud (OPS) reporta el primer caso confirmado en el continente americano en los
Estados Unidos de América, el 20 de enero de 2020, propagándose aceleradamente al resto de
países de la región.
(2)
El 1 de marzo de 2020, en Ecuador se reportó el primer infectado, el que
fue considerado como transmisión importada.
(3)
Para el mes de agosto de 2020, la cifra de contagiados en el mundo superaba los 17 millones de
habitantes, con una mortalidad de 675060 afectados. El continente americano lideró la cifra de
infectados y Estados Unidos resultó el país más afectado con más de 4,4 millones de enfermos
y más de 151 000 muertos; seguido de Brasil que superaba los 2,6 millones de casos, con más
de 91000 fallecidos.
(4)
EPIDEMIOLOGÍA
Origen
En respuesta a los reportes recibidos, el 31 de diciembre del 2019, el Centro de Control y
Prevención de Enfermedades de China desplegó un equipo para el estudio epidemiológico y
etiológico del patógeno causante de esa neumonía atípica.
(1)
El 7 de enero del 2020 identifican
al agente responsable del brote epidémico como un nuevo tipo de coronavirus que denominaron
inicialmente como 2019-nCoV. La OMS, lo renombró como SARS-CoV-2, de manera que refle-
jara la sintomatología asociada.
(5)
Algunos datos circunstanciales sugirieron que el epicentro de la infección del SARS-CoV-2
en humanos estuvo ubicado en un mercado mayorista de mariscos de la ciudad de Wuhan. La
mayoría de los primeros contagiados coincidieron con una estancia en ese lugar.
(6)
La secuencia
genética del SARS-CoV-2 guarda una similitud del 96% con el BatCoV RaTG13, un tipo de
coronavirus detectado en murciélagos en China que se comercializan en ese centro.
(6,7)
Los virus de origen zoonótico precisan de tres condiciones para proliferar entre los humanos:
capacidad de infectar y reproducirse en esa especie, contacto persona/reservorio y la producción
de un ciclo de transmisión humano/humano.
(8)
Pero no se ha comprobado la existencia de trans-
misión directa de coronavirus por murciélagos.
(9)
Así, se sugiere un posible animal intermedia-
rio: el pangolín, gato, vaca, paloma, entre otros.
(10)
Las fechas de aparición de la epidemia coincidió con la celebración de dos grandes eventos, que
atraen alrededor de 40 mil familias y en los que se preparan más de 14000 platos chinos tradicio-
nales.
(11)
Eso motiva una gran movilización de personas a través de Wuhan por colindar con 9
provincias de ese país que convierte a la ciudad en un cinturón económico importante.
(12)
Impacto y carga global de la pandemia en Ecuador
El 11 de marzo del 2020, el estado ecuatoriano declaró la nación en estado de emergencia sanita-
ria a causa del avance acelerado de la pandemia de SARS-CoV-2. El día 13 de ese mes se conta-
bilizaron 205 casos confirmados y un fallecimiento.
(13)
A partir de los datos de los 9468 casos confirmados iniciales, se elaboró un primer informe
epidemiológico socio-demográfico en Ecuador.
(14)
La tasa de mortalidad resultó particularmente
alta, siendo mayor en hombres (6,86%) que en mujeres (3,35%). Así, la tasa de letalidad fue del
1,6%; superior a países como Italia (0,4%) y China (0,4%) en ese momento.
Adicionalmente, la presencia de comorbilidades aumentó la tasa de letalidad hasta el 16,9% en
hombres y 10,3% en mujeres.
(14)
esos parámetros se atribuyeron a los limitados recursos para el
diagnóstico rápido y temprano, tales como pruebas RT-PCR (reacción en cadena de la polimera-
sa con transcriptasa reversa); también, a la falta de personal para el control epidemiológico.
(15)
En este contexto, la letalidad se relacionó con el estrato socioeconómico, siendo superior en las
etnias montubia e indígena (14% y 9% respectivamente).
(14)
El poder adquisitivo de la población
influye en el acceso a la atención médica.
(16)
En mayo de 2020, la tasa de letalidad en Ecuador
alcanzó la cifra de 8,59%;
(17)
mientras que, a nivel mundial se reportaba un 6,13%.
(15,18)
Curva epidemiológica y prevención de brotes
La curva epidemiológica está conformada por 3 fases temporales: en ascenso, meseta y en
descenso. En el caso de la COVID-19, la primera duró de 3 a 4 semanas y se proyectaban entre
2 y 3 semanas de duración para las dos finales.
(19)
Esos valores variaron en algunos países como
Estados Unidos y ciertos países de América del Sur por la acelerada incidencia.
(18)
Los datos actuales apuntan hacia una posible mejoría, pero requiere la comprensión de la pobla-
ción acerca del cumplimiento de las medidas de prevención. Al respecto, los modelos matemáti-
cos indican que el distanciamiento social resulta la acción más eficiente en el control del
SARS-CoV-2; la que posibilitó una reducción del 64% de la mortalidad acumulada en los Esta-
dos Unidos durante los meses de mayo y junio de 2020.
(19)
Otro modelo más restrictivo que incluye él distanciamiento social mediante el cierre de escuelas
y la limitación de las empresas al 50% de sus trabajadores, con una programación de reducción
estimada de contagios nuevos en un 99,3%.
(20)
La cuarentena incrementa el riesgo de reducción de salarios y desempleo,
(21)
generado el temor
a una posible recesión económica, debido a las necesarias medidas de control epidemiológico:
distanciamiento social, autoaislamiento y las restricciones de viaje. Además, se aumentó sustan-
cialmente el suministro y consumo de medicamentos. La compra compulsiva y almacenamiento
de productos alimenticios ante el pánico a la escasez incrementa la demanda elevando los
precios.
(22)
Los ingresos fiscales son la principal fuente financiera del sector público, la reducción del deter-
minados mercados y de los ingresos monetarios en gran parte de la población afectan la inver-
sión en la salud pública y por ende en la implementación de medidas más eficientes en contra de
la pandemia.
(23)
Por lo que es necesario un eficiente manejo administrativo de los recursos.
VIROLOGÍA
Taxonomía y estructura
El análisis del árbol familiar y genómico mostró que el SARS-CoV-2 pertenece al orden nidovi-
rales, familia coronaviridae, género betacoronavirus.
(1,24)
Así, se encontraron similitudes filoge-
néticas entre este y otros tipos de coronavirus, incluyendo al BatCoV RaTG13 que se encuentra
en murciélagos.
(25)
Sin embargo, resultó menor la similitud genómica con los betacoronavirus: SARS-CoV (79%)
(causante de los brotes pandémicos en el periodo de 2002-2003, con una tasa de letalidad del
9,6%) y MERS-CoV (50%) (agente que originó epidemias en 2012, con letalidad del
34,3%).
(26,27)
El análisis genómico reforzó la hipótesis de su transmisión original de animal a persona, consi-
derando un reservorio intermediario, debido al nivel de similitud con respecto al BatCoV
RaTG13 endémico del murciélago.
(10,25)
Además del posible parentesco del SARS-CoV-2 con los
microorganismos que pertenecen al subgénero de sarbecovirus, causantes de síndrome respira-
torio agudo en la especie humana.
(1)
Las partículas del SARS-CoV-2 poseen una forma esférica pleomórfica con un diámetro que
oscila entre 60 y 140 nm, rodeado de estructuras en forma de picos con longitudes que pueden
ir desde 9 hasta 12 nm, dándole su forma característica de corona.
(1)
En su interior carga un
genoma de 29,9 kb de tamaño.
(28)
El genoma del SARS-CoV-2 está compuesto por un ARN monocatenario positivo recubierto por
una proteína de nucleocápside fosforilada, con capacidad de codificar una poliproteína no
estructural denominada ORF1a/b, que termina siendo escindida por una reacción proteolítica
dando lugar a cuatro proteínas estructurales (que le dan la forma de corona) y cinco proteínas
accesorias.
(28,29)
La capacidad de infección del SARS-CoV-2 y su integridad estructural guardan una dependen-
cia con la integridad de las proteínas estructurales.
(30)
Las cuatro proteínas son: la que recubre al
ARN N (nucleocápside) y las adheridas a una membrana de bicapa fosfolipídica, S (spike), M
(membrana) y E (envoltura).
(28,30)
Variabilidad genómica
Se informan 103 diferentes genomas de SARS-CoV-2 con 2 linajes mayores bien definidos.
(31)
La causa se atribuye a su polimorfismo nucleótido único en la posición 8 782 (orf1ab: T8517C,
sustitución sinónima) y en la posición 28 144 (ORF8: C251T, S84L).
(31)
El tipos más gresivo es
el L, hallándose en alrededor del 70% de la población, seguido del S (en un 30% de los
casos).
(31,32)
El haplotipos S tiene características más similares a los diferentes coronavirus hallados en
animales,
(31)
sugiriendo que podría ser el ancestro del L.
(32)
De ahí, su menor tasa de contagio
debido a su condición evolutiva incipiente.
(28,32)
La variabilidad genética del SARS-CoV-2 indica cierta improbabilidad de la teoría del origen
mediante manipulación en laboratorio.
(33)
Además de la similitud del 96% con el BatCoV
RaTG13;
(24)
se comprobó que la subunidad 1 de la proteína S tiene una mayor similitud filogené-
tica con coronavirus propios del pangolín.
(34)
La secuencia genómica que codifica el dominio de unión al receptor no resulta óptima al ser
comparada con otros sarbecovirus; Se supone que la afinidad del SARS-CoV-2 hacia su receptor
diana sea consecuencia de la selección natural del virus hacia el ser humano.
(33,35)
Propiedades fisicoquímicas
El conocimiento acerca de la estructura y composición de las partículas virales y su reacción
ante determinadas condiciones o sustancias permite establecer posibles formas para inactivar y
frenar el proceso de réplica viral, formulando vacunas con el uso de virus atenuados o inactiva-
dos; además de identificar medidas higiénico epidemiológicas preventivas para reducir las cifras
de contagio.
(36)

si se encuentran en superficies sólidas esta característica se incrementa, por ejemplo, en superfi-
cies de:
(36,37)
Plástico hasta 72 horas.
Acero inoxidable hasta 48 horas.
Cartón hasta 24 horas.
Cobre hasta 4 horas.
El principal antecedente fue el SARS-CoV, de este se sabía que su capacidad infecciosa dismi-
nuye por debajo del límite de detección al incubar partículas virales a una temperatura de 56°C
por veinte minutos. Así, se asumió esa misma característica para el SARS-CoV-2 inicialmente,
pero luego se comprobó que su tiempo es de treinta minutos.
(28)
Sin embargo, en un estudio publicado en mayo de 2020, se reporta un análisis comparativo de
grupos compuestos por casos confirmados de COVID-19 en 224 ciudades de China. Los resulta-
dos indicaron la ausencia de diferencia estadísticamente significativa entre la temperatura
ambiental, la incidencia de casos confirmados y el ritmo reproductivo básico del virus.
(37)
La sensibilidad del SARS-CoV-2 a la radiación ultravioleta (UVC), también ha sido reporta-
da.
(28)
Al respecto, se demostró que en concentrados de plasma fresco o de plaquetas en los que
se inocula sus partículas en combinación con riboflavina, se reduce la carga viral de manera
significativa, incluso por debajo del umbral detectable.
(38)
Esto puede tener un uso importante
ante la necesidad de transfusiones urgentes de derivados de plasma en pacientes con viremia
activa. Además de su utilidad para inactivar algunas clases de coronavirus en diferentes superfi-
cies.
(39,40)
La temperatura ambiental influye en la efectividad de los UVC; pues, las particulares de
SARS-CoV-2 tienen mayor sobrevida y mayor capacidad infecciosa sobre superficies durante el
invierno en comparación con el verano.
(41)
También se conoce que no disminuye de manera
significativa la incidencia y ritmo de reproducción básico de este flagelo.
(19)
Algunos productos químicos son útiles para la desinfección de partículas virales. En el caso del
SARS-CoV-2, esto depende mayormente de la afinidad química de su membrana compuesta por
una bicapa fosfolipídica que lo vuelve lipofílico. Así, se recomiendan sustancias como: alcohol,
compuestos de amonio cuaternario, fenoles, aldehídos y detergentes.
(36)
Los compuestos identificados como posibles desinfectantes del SARS-CoV-2 son: éter, etanol al
75%, aquellos con cloruro en su composición, ácido peracético, cloroformo y solventes grasos
con excepción de la clorhexidina.
(28,42)
TRANSMISIBILIDAD
El ritmo reproductivo básico (R0) es una medida que representa el número promedio de nuevos
casos que ocurren a partir de un caso confirmado en una población susceptible. Un resultado
mayor a 1 significa que la transmisión de la enfermedad incrementa mientras que un resultado
menor significa que la transmisión es poco probable. En relación con el covid-19, la OMS
estimó de R0 que osciló entre 1,4 y 2,5
(43)
Los primeros datos de casos de COVID-19 confirmados en China permitieron establecer este
valor entre 2,2 y 2,7 (el que luego se incrementó a 3,28), implicando que en 6 o 7 días se duplica-
ría el número de contagios.
(44)
En Italia, el R0 fue de 2,43 a 3,10.
(45)
En Perú existió un R0 de 2,88
a 2,97.
(46)
En Europa, el cálculo del ritmo reproductivo básico en tiempo real R(t) también reflejó resulta-
dos por encima de lo esperado, tal como se observa en las cifras reportadas por Italia (3,10),
Alemania (4,43), Francia (6,56) y España (3,95).
(44)
La reducción de esas estadísticas dependerá de la toma de medidas de cuarentena y aislamiento,
las que han mostrado una gran efectividad en este tipo de enfermedades.
(47)
Todo con el objetivo
de prevenir contagios en la población susceptible y separarla de los enfermos.
(20,47)
Fuentes de transmisión
Luego de la presumible transmisión animal-persona en Wuhan, los casos subsecuentes de
COVID-19 no se relacionaron con alguna exposición a animales del mercado, concluyendo que
se pasó al contagio de persona/persona.
(48)
Tomando como referencia que las infecciones virales
respiratorias, se asumió que el contacto cercano con un enfermo y la exposición a gotículas de
la tos o estornudo.
(26)
Sin embargo, se revelaron otras vías con base a los casos importados:
fecal-oral, contacto con mucosas (como la conjuntiva) y fluidos (como la saliva).
(5)
Las fuentes de origen de contagio respiratorio tienen tres vías definidas: fómites, gotículas o
partículas de aerosol.
(5,44)
En el caso de transmisión por gotículas es necesaria la cercanía al
paciente infectado.
(26)

permanecen suspendidas en el aire y, si el paciente se encuentra a una distancia menor a 1,8 m,
las partículas entran en contacto con las mucosas de la persona susceptible e ingresan a la vía
respiratoria iniciando la enfermedad.
(48,26)
La más aceptable de las vías de transmisión mencionadas fue la aérea, el resto se mantienen en
discusión.
(49,50)
Al cultivar partículas de SARS-CoV-2 provenientes de aerosol, se encontró que
pueden durar hasta 3 horas suspendidas en el aire.
(51)
La transmisión aérea por fómites (compuesto por partículas más pesadas) depende del período
infeccioso en que se encuentre la enfermedad en el paciente,
(50)
pudiendo durar entre 2 y 3 días
según el tipo de material de la superficie.
(36)
El contagio ocurre cuando partículas virales contactan con mucosas: ojos, nariz o boca.
(30)
Por
esa razón, la población susceptible tiene que usar equipo de protección personal, principalmente,
la mascarilla naso-bucal y lentes de protección siempre que se haya posible exposición a
ambientes con COVID-19.
(50)
La posibilidad de transmisión vía fecal/oral
(51)
se genera al encontrar pruebas de RT-PCR positi-
vas en muestras de heces de pacientes confirmados con la COVID-19.
(44)
Hasta 11 días posterior
al resultado negativo de las pruebas diagnósticas, el ARN viral se mantiene presente en las
excretas. Los especialistas recomiendan extremar las medidas higiénicas para evitar el conta-
gio.
(44)
CONCLUSIONES
El SARS-CoV-2 pertenece a la familia de los coronaviridae, su estructura es similar a los betaco-
ronavirus (SARS-CoV y MERS-CoV), teniendo alta capacidad de virulencia. La tasa de letali-
dad de la COVID-19 en Ecuador es superior a la media estimada a nivel mundial.
Las medidas de distanciamiento social y aislamiento de los enfermos resultaron efectivas en la
reducción de la morbi-mortalidad de manera significativa, aunque tuvo consecuencias socioeco-
nómicas: aumento del desempleo y reducción de salarios.
Las principales vías de transmisión de la COVID-19 establecidas fueron respiratorias, a través
de fómites, gotículas o partículas de aerosol; siendo las superficies sólidas especialmente
conservadoras del virus activo.
Conflictos de intereses
Los autores declaran que no existen.
Declaración de contribución
Todos los integrantes participaron en la recolección de la información científica, así como en la
redacción del artículo
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Zhu N, Zhang D, Wang W, Li X, Yang B, Song J, et al. A Novel Coronavirus from
Patients with Pneumonia in China, 2019. N Engl J Med. Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 14]; 382(8): 727-733. Disponible en: https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJ
Moa2001017. https://doi.org/10.1056/NEJMoa2001017.
2. Jin Y, Cai L, Cheng Z, Cheng H, Deng T, Yi B, et al. A rapid advice guideline for the
diagnosis and treatment of 2019 novel coronavirus (2019-nCoV) infected pneumonia
(standard version). Military Med Res [Internet]. 2020 [citado 2020 May 15]; 7(4): 1-23.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32029004/. https://doi.org/10.1186/
s40779-020-0233-6.
3. Organización Mundial de la Salud. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19):
informe de situación, 41 [Internet]. Washington: OMS; 2020 [citado 2020 May 15].
Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/331352.
4. Organización Mundial de la Salud. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19):
informe de situación, 194 [Internet]. Washington: OMS; 2020 [citado 2020 May 15].
Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/331352.
5. Wang D, Hu B, Hu C, Zhu F, Liu X, Zhang J, et al. Clinical Characteristics of 138 Hospi-
talized Patients With 2019 Novel Coronavirus-Infected Pneumonia in Wuhan, China.
JAMA [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 323(11): 1061-1069. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32031570/. https://doi.org/10.1001/jama.2020.1585.
6. Wu P, Hao X, Lau E, Wong J, Leung K, Wu J, et al. Real-time tentative assessment of the
epidemiological characteristics of novel coronavirus infections in Wuhan, China, as at
22 January 2020. Euro Surveill [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 25(3): 1-6. Dispo-
nible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31992388%/. https://doi.org/10.2807/1560-
7917.ES.2020.25.3.2000044.
7. Wang C, Horby P, Hayden F, Gao G. A novel coronavirus outbreak of global health
concern. The Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 395(10223):
470–473. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31986257/. https://doi.org/10.1016/
S0140-6736(20)30185-9.
8. Frutos R, Lopez M, Serra J, Devaux C. COVID-19: The Conjunction of Events Leading
to the Coronavirus Pandemic and Lessons to Learn for Future Threats. Front Med [Inter-
net]. 2020 [citado 2020 May 16]; 7(223): 1-5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/
pmc/articles/PMC7235412/. https://doi.org/10.3389/fmed.2020.00223.
9. Afelt A, Devaux C, Serra J, Frutos R. Bats, Bat-Borne Viruses, and Environmental
Changes. InTech [Internet]. 2018 [citado 2020 May 16]; 8: 113-132. Disponible en:
https://www.intechopen.com/books/bats/bats-bat-borne-viruses-and-environmental-changes.
https://doi.org/10.5772 / intechopen.74377.
10. Qiu Y, Zhao Y, Wang Q, Li J, Zhou Z, Liao C, et al. Predicting the angiotensin converting
enzyme 2 (ACE2) utilizing capability as the receptor of SARS-CoV-2. Microbes Infect
[Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]; 22(4-5): 221-225. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32199943/. https://doi.org/10.1016/j.micinf.2020.03.003.
11. Liu Y, Gong L, Li B. Epidemic Situation of Novel Coronavirus Pneumonia in China
mainland. Epidemiology. medRxiv [Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]. Disponible
en: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.02.17.20024034v2. https://doi.org/
10.1101/2020.02.17.20024034.
12. Lai S, Bogoch I, Ruktanonchai N, Watts A, Lu X, Yang W, et al. Assessing spread risk of
Wuhan novel coronavirus within and beyond China, January-April 2020: a travel
network-based modelling study. medRxiv [Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]: 1-20.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32511631/. https://doi.org/10.1101/
2020.02.04.20020479.
13. Dirección Nacional de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador.
Informe de Situación COVID-19 desde el 29 de Febrero del 2020. Report No: 001.
Quito: MSP; 2020.
91
cc
BY
NC
ND
14. Ortiz E, Simbaña K, Barreno L, Díaz A, Barreto A, Moyano C, et al. Epidemiological, socio-de-
mographic and clinical features of the early phase of the COVID-19 epidemic in Ecuador [Inter-
net]. 2020 [citado 2020 May 17];15(1). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33395425/.
https://doi.org/10.1101/2020.05.08.20095943.
15. Torres I, Sacoto F. Localising an asset-based COVID-19 response in Ecuador. The Lancet Infect
Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 18]; 395(10233). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.
gov/32277877/. https://doi.org/10.1016 / S0140-6736(20)30851-5.
16. Amores C, Pérez G. La pertenencia étnica y el acceso a los servicios de salud: Caso de indígenas
y afrodescendientes ecuatorianos en el periodo 2006-2015. Rev Publicando [Internet]. 2017
[citado 2020 May 18]; 4(11(1)): 618–638. Disponible en: https://revistapublicando.org/revista/
index.php/crv/article/view/602.
17. Dirección Nacional de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Situación
Nacional por Covid-19 (Coronavirus) Ecuador 2020. Infografía No: 094. Quito: MSP; 2020.
18. Ngonghala C, Iboi E, Eikenberry S, Scotch M, MacIntyre C, Bonos M, et al. Mathematical
assessment of the impact of non-pharmaceutical interventions on curtailing the 2019 novel
Coronavirus. Math Biosci [Internet]. 2020 [citado 2020 May 18]; 325. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32360770/. https://doi.org/10.1016/j.mbs.2020.108364.
19. Li H, Liu S, Yu X, Tang S, Tang C. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): current status and
future perspectives. Int J Antimicrob Agents [Internet]. 2020 [citado 2020 May 19]; 55(5).
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32234466/. https://doi.org/10.1016/j.ijantimicag.
2020.105951.
20. Koo J, Cook A, Park M, Sun Y, Sun H, Lim J, et al. Interventions to mitigate early spread of
SARS-CoV-2 in Singapore: a modelling study. The Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 21]; 20(6): 678–688. Disponible en: https://www.thelancet.com/journals/lancet/
article/PIIS1473-3099(20)30162-6/fulltext. https://doi.org/10.1016/S1473-3099(20)30162-6.
21. Lewnard J, Lo N. Scientific and ethical basis for social-distancing interventions against
COVID-19. Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 19]; 20(6): 631-633. Disponi-
ble en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32213329/. https://doi.org/1010.1016/S1473-3099
(20)30190-0.
22. Nicola M, Alsafi Z, Sohrabi C, Kerwan A, Al-Jabir A, Iosifidis C, et al. The socio-economic
implications of the coronavirus pandemic (COVID-19): A review. Int J Surg [Internet]. 2020
[citado 2020 May 20]; 78: 185-193. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32305533/.
https://doi.org/10.1016/j.ijsu.2020.04.018.
23. McKee M, Stuckler D. If the world fails to protect the economy, COVID-19 will damage health
not just now but also in the future. Nat Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 20]; 26(5):
640-642. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32273610/. https://doi.org/10.1038/
s41591-020-0863-y.
24. Zhou P, Yang X, Wang X, Hu B, Zhang L, Zhang W, et al. A pneumonia outbreak associated
with a new coronavirus of probable bat origin. Nature [Internet]. 2020 [citado 2020 May 20];
579(7798): 270-273. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33199918/. https://doi.org/
10.1038/s41586-020-2012-7.
25. Paraskevis D, Kostaki E, Magiorkinis G, Panayiotakopoulos G, Sourvinos G, Tsiodras S.
Full-genome evolutionary analysis of the novel corona virus (2019-nCoV) rejects the hypothesis
of emergence as a result of a recent recombination event. Infect Genet Evol [Internet]. 2020
[citado 2020 May 20]; 79: 104212. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32004758/.
https://doi.org/10.1016 /j.meegid.2020.104212.
26. Helmy Y, Fawzy M, Elaswad A, Sobieh A, Kenney S, Shehata A. The COVID-19 Pandemic: A
Comprehensive Review of Taxonomy, Genetics, Epidemiology, Diagnosis, Treatment, and
Control. J Clin Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 9(4). Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32344679/. https://doi.org/10.3390/jcm9041225.
27. Lu R, Zhao X, Li J, Niu P, Yang B, Wu H, et al. Genomic characterisation and epidemiology of
2019 novel coronavirus: implications for virus origins and receptor binding. The Lancet Infect
Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 395(10224): 565–574. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32007145/. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30251-8.
28. Jin Y, Yang H, Ji W, Wu W, Chen S, Zhang W, et al. Virology, Epidemiology, Pathogenesis, and
Control of COVID-19. Viruses [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 12(4). Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32230900/. https://doi.org/10.3390/v12040372.
29. Chan J, Kok K, Zhu Z, Chu H, To K, Yuan S, et al. Genomic characterization of the 2019
novel human-pathogenic coronavirus isolated from a patient with atypical pneumonia after
visiting Wuhan. Emerg Microbes Infect [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 9(1): 221–236.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31987001/. https://doi.org/10.1080/
22221751.2020.1719902.
30. Li H, Liu S, Yu X, Tang S, Tang C. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): current status and
future perspectives. Int J Antimicrob Agents [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 55(5):
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32234466/. https://doi.org/105951.10.1016/
j.ijantimicag.2020.105951.
31. Tang X, Wu C, Li X, Song Y, Yao X, Wu X, et al. On the origin and continuing evolution of
SARS-CoV-2. National Science Review [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 7(6):
1012–1023. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7107875/.
https://doi.org/10.1093/nsr/nwaa036.
32. Ludwig S, Zarbock A. Coronaviruses and SARS-CoV-2: A Brief Overview. Anesth Analg
[Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 131(1): 93-96. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.
gov/32243297/. https://doi.org/10.1213/ANE.0000000000004845.
33. Andersen K, Rambaut A, Lipkin W, Holmes E, Garry R. The proximal origin of SARS-CoV-2.
Nat Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 26(4): 450–452. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32284615/. https://doi.org/10.1038/s41591-020-0820-9.
34. Zhang T, Wu Q, Zhang Z. Probable Pangolin Origin of SARS-CoV-2 Associated with the
COVID-19 Outbreak. Current Biology [Internet]. 2020 [citado 2020 May 23]; 30(7):
1346-1351. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7169893/.
https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.03.022.
35. Sheahan T, Rockx B, Donaldson E, Sims A, Pickles R, Corti D, et al. Mechanisms of Zoonotic
Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus Host Range Expansion in Human Airway
Epithelium. J Virol [Internet]. 2008 [citado 2020 May 23]; 82(5): 2274-2285. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18094188/. https://doi.org/10.1128/JVI.02041-07.
36. Scheller C, Krebs F, Minkner R, Astner I, Gil M, Wätzig H. Physicochemical properties of

quality control. Electrophoresis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 23]; 41: 13-14. Disponible
en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32469436/. https://doi.org/10.1002/elps.202000121.
37. Yao Y, Pan J, Liu Z, Meng X, Wang W, Kan H, et al. No association of COVID-19 transmission
with temperature or UV radiation in Chinese cities. Eur Respir J [Internet]. 2020 [citado 2020
May 24]; 55(5). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32269084/. https://doi.org/
10.1183/13993003.00517-2020.
38. Keil S, Ragan I, Yonemura S, Hartson L, Dart N, Bowen R. Inactivation of severe acute respi-
ratory syndrome coronavirus 2 in plasma and platelet products using a riboflavin and ultravio-

495-501. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32311760/. https://doi.org/10.1111/
vox.12937.
39. Bedell K, Buchaklian A, Perlman S. Efficacy of an Automated Multiple Emitter Whole-Room
Ultraviolet-C Disinfection System Against Coronaviruses MHV and MERS-CoV. Infect Control
Hosp Epidemiol [Internet]. 2016 [citado 2020 May 25]; 37(5): 598-599. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26818469/. https://doi.org/10.1017/ice.2015.348.
40. Hamzavi I, Lyons A, Kohli I, Narla S, Parks A, Gelfand J, et al. Ultraviolet germicidal irradia-
tion: Possible method for respirator disinfection to facilitate reuse during the COVID-19
pandemic. J Am Acad Dermatol [Internet]. 2020 [citado 2020 May 25]; 82(6): 1511-1512.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32246972/. https://doi.org/10.1016/j.jaad.
2020.03.085.
41. Sagripanti J, Lytle C. Estimated Inactivation of Coronaviruses by Solar Radiation With Special

731-737. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32502327/. https://doi.org/10.1111/
php.13293.
42. Yi Y, Lagniton P, Ye S, Li E, Xu R. COVID-19: what has been learned and to be learned about
the novel coronavirus disease. Int J Biol Sci [Internet]. 2020 [citado 2020 May 25]; 16(10):
1753-1766. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32226295/. https://doi.org/10.7150/
ijbs.45134.
43. Liu Y, Gayle A, Wilder A, Rocklöv J. The reproductive number of COVID-19 is higher compa-
red to SARS coronavirus. J Travel Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 26]; 27(2): 1-21.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32052846/. https://doi.org/10.1093/jtm/taaa021.
44. Bulut C, Kato Y. Epidemiology of COVID-19. Turk J Med Sci [Internet]. 2020 [citado 2020
May 26]; 50(SI-1): 563-570. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/
PMC7195982/. https://doi.org/10.3906/sag-2004-172.
45. D’Arienzo M, Coniglio A. Assessment of the SARS-CoV-2 basic reproduction number, R0,
based on the early phase of COVID-19 outbreak in Italy. Salud de Biosaf [Internet]. 2020 [citado
2020 May 26]; 2(2): 57-59. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32835209/.
https://doi.org/10.1016/j.bsheal.2020.03.004.
46. Torres J, Kobiak C, Valcarcel B, Diaz C, La Vecchia C. The reproductive number R0 of COVID-19
in Peru: An opportunity for effective changes. Travel Med Infect Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 27]; 37. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32325120/. https://doi.org/
10.1016/j.tmaid.2020.101689.
47. Najafimehr H, Mohamed A, Safari S, Yousefifard M, Hosseini M. Estimation of basic reproduc-

[citado 2020 May 27]; 74(8). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32301199/.
https://doi.org/10.1111/ijcp.13518.
48. Cascella M, Rajnik M, Cuomo A, Dulebohn S, Di Napoli R. Features, Evaluation and Treatment
Coronavirus (COVID-19). Stat Pearls [Internet]. 2020 [citado 2020 May 28]. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32150360/.
49. McIntosh K. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): Epidemiology, virology, clinical features,
diagnosis, and prevention. UpToDate [Internet]. 2020 [citado 2020 May 29]. Disponible en:
https://www.uptodate.com/contents/coronavirus-disease-2019-covid-19-epidemiology-virology-
clinical-features-diagnosis-and-prevention.
50. Galbadage T, Peterson B, Gunasekera R. Does COVID-19 Spread Through Droplets Alone?.
Frente a la Salud Pública [Internet]. 2020 [citado 2020 May 29]; 8. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32391310/. https://doi.org/10.3389/fpubh.2020.00163.
51. Doremalen N, Bushmaker T, Morris D, Holbrook M, Gamble A, Williamson B, et al. Aerosol and
Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. N Engl J Med [Internet].
2020 [citado 2020 May 30]: 382(16): 1564-1567. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/
32182409/. https://doi.org/10.1056/NEJMc2004973.
Recibido: 11 de septiembre de 2020
Aceptado: 17 de diciembre de 2020
REE Volumen 15(3) Riobamba sep. - dic. 2021
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD
ISSN-impreso 1390-7581
ISSN-digital 2661-6742
COVID-19: epidemiología, virología y transmisibilidad
COVID-19: epidemiology, virology, and transmissibility
https://doi.org/10.37135/ee.04.12.10
Autores:
Alex Javier Sánchez Valverde
1,2
- https://orcid.org/0000-0002-3215-6240
Katihuska Aparicio Díaz
1,2
- https://orcid.org/0000-0001-7676-6297
Cynthia Elena Miranda Temoche
3,4
- https://orcid.org/0000-0001-6180-0691
Catty Rafaela Castillo Caicedo
5
- https://orcid.org/0000-0003-3084-2762
Norma Betsabe Arellano Hernández - https://orcid.org/0000-0002-2502-3693
Universidad de Especialidades Espíritu Santo, Guayaquil-Ecuador.
Hospital Luis Vernaza, Guayaquil-Ecuador.
Universidad Católica Santiago de Guayaquil, Guayaquil-Ecuador.
Centro de Salud Pascuales, Guayaquil-Ecuador.
Hospital IESS Riobamba, Riobamba-Ecuador.
Hospital Abel Gilbert Pontón, Guayaquil-Ecuador.
Autor de Correspondencia: Alex Javier Sánchez Valverde. Universidad de Especialidades
Espíritu Santo. Guayaquil-Ecuador. javiervalverde18@hotmail.com. Código postal: 090506.
Teléfono: 0979302155.
RESUMEN
Hasta diciembre del 2019, seis tipos de coronavirus ya estaban identificados como generadores
de enfermedad en humanos, destacándose dos brotes epidemiológicos anteriores: SARS-CoV en
2002 y MERS-CoV en 2012. El nuevo agente infeccioso que causó la pandemia de 2019 se
denominó SARS-CoV-2, el que se manifiesta como un síndrome respiratorio agudo severo (CO-
VID-19). Al respecto, el 30 de enero del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS)
decretó la emergencia sanitaria. El propósito de esta revisión fue analizar el contexto epidemio-
lógico alrededor del SARS-CoV-2, mediante una búsqueda bibliográfica en las bases de datos
científicas como: PubMed Central, LILACS y Google académico. Se concluyó que el
SARS-CoV-2 es altamente transmisible, con una tasa de letalidad en Ecuador del 8,59%.
Palabras clave: COVID-19, SARS-CoV-2, coronavirus, epidemiología, virología.
ABSTRACT
Six types of coronaviruses were already identified as generators of disease in humans as of 2019,
with two previous epidemiological outbreaks standing out: SARS-CoV in 2002 and MERS-CoV
in 2012. The new infectious agent that caused the 2019 pandemic was called SARS -CoV-2,
which manifests as a severe acute respiratory syndrome (COVID-19). In this regard, on January
30, 2020, the World Health Organization decreed the health emergency. The purpose of this
review was to analyze the epidemiological context around SARS-CoV-2 through a bibliographic
review in scientific databases such as: PubMed Central, LILACS and Google Scholar. It was
concluded that SARS-CoV-2 is highly transmissible, with a fatality rate in Ecuador of 8.59%.
Keywords: COVID-19, SARS-CoV-2, Coronavirus, Epidemiology, Virology.
INTRODUCCIÓN
En diciembre de 2019, la ciudad china de Wuhan fue el escenario de una serie de casos de
neumonía, cuyos análisis la definieron como atípica por SARS-CoV-2.
(1)
La Organización Pana-
mericana de la Salud (OPS) reporta el primer caso confirmado en el continente americano en los
Estados Unidos de América, el 20 de enero de 2020, propagándose aceleradamente al resto de
países de la región.
(2)
El 1 de marzo de 2020, en Ecuador se reportó el primer infectado, el que
fue considerado como transmisión importada.
(3)
Para el mes de agosto de 2020, la cifra de contagiados en el mundo superaba los 17 millones de
habitantes, con una mortalidad de 675060 afectados. El continente americano lideró la cifra de
infectados y Estados Unidos resultó el país más afectado con más de 4,4 millones de enfermos
y más de 151 000 muertos; seguido de Brasil que superaba los 2,6 millones de casos, con más
de 91000 fallecidos.
(4)
EPIDEMIOLOGÍA
Origen
En respuesta a los reportes recibidos, el 31 de diciembre del 2019, el Centro de Control y
Prevención de Enfermedades de China desplegó un equipo para el estudio epidemiológico y
etiológico del patógeno causante de esa neumonía atípica.
(1)
El 7 de enero del 2020 identifican
al agente responsable del brote epidémico como un nuevo tipo de coronavirus que denominaron
inicialmente como 2019-nCoV. La OMS, lo renombró como SARS-CoV-2, de manera que refle-
jara la sintomatología asociada.
(5)
Algunos datos circunstanciales sugirieron que el epicentro de la infección del SARS-CoV-2
en humanos estuvo ubicado en un mercado mayorista de mariscos de la ciudad de Wuhan. La
mayoría de los primeros contagiados coincidieron con una estancia en ese lugar.
(6)
La secuencia
genética del SARS-CoV-2 guarda una similitud del 96% con el BatCoV RaTG13, un tipo de
coronavirus detectado en murciélagos en China que se comercializan en ese centro.
(6,7)
Los virus de origen zoonótico precisan de tres condiciones para proliferar entre los humanos:
capacidad de infectar y reproducirse en esa especie, contacto persona/reservorio y la producción
de un ciclo de transmisión humano/humano.
(8)
Pero no se ha comprobado la existencia de trans-
misión directa de coronavirus por murciélagos.
(9)
Así, se sugiere un posible animal intermedia-
rio: el pangolín, gato, vaca, paloma, entre otros.
(10)
Las fechas de aparición de la epidemia coincidió con la celebración de dos grandes eventos, que
atraen alrededor de 40 mil familias y en los que se preparan más de 14000 platos chinos tradicio-
nales.
(11)
Eso motiva una gran movilización de personas a través de Wuhan por colindar con 9
provincias de ese país que convierte a la ciudad en un cinturón económico importante.
(12)
Impacto y carga global de la pandemia en Ecuador
El 11 de marzo del 2020, el estado ecuatoriano declaró la nación en estado de emergencia sanita-
ria a causa del avance acelerado de la pandemia de SARS-CoV-2. El día 13 de ese mes se conta-
bilizaron 205 casos confirmados y un fallecimiento.
(13)
A partir de los datos de los 9468 casos confirmados iniciales, se elaboró un primer informe
epidemiológico socio-demográfico en Ecuador.
(14)
La tasa de mortalidad resultó particularmente
alta, siendo mayor en hombres (6,86%) que en mujeres (3,35%). Así, la tasa de letalidad fue del
1,6%; superior a países como Italia (0,4%) y China (0,4%) en ese momento.
Adicionalmente, la presencia de comorbilidades aumentó la tasa de letalidad hasta el 16,9% en
hombres y 10,3% en mujeres.
(14)
esos parámetros se atribuyeron a los limitados recursos para el
diagnóstico rápido y temprano, tales como pruebas RT-PCR (reacción en cadena de la polimera-
sa con transcriptasa reversa); también, a la falta de personal para el control epidemiológico.
(15)
En este contexto, la letalidad se relacionó con el estrato socioeconómico, siendo superior en las
etnias montubia e indígena (14% y 9% respectivamente).
(14)
El poder adquisitivo de la población
influye en el acceso a la atención médica.
(16)
En mayo de 2020, la tasa de letalidad en Ecuador
alcanzó la cifra de 8,59%;
(17)
mientras que, a nivel mundial se reportaba un 6,13%.
(15,18)
Curva epidemiológica y prevención de brotes
La curva epidemiológica está conformada por 3 fases temporales: en ascenso, meseta y en
descenso. En el caso de la COVID-19, la primera duró de 3 a 4 semanas y se proyectaban entre
2 y 3 semanas de duración para las dos finales.
(19)
Esos valores variaron en algunos países como
Estados Unidos y ciertos países de América del Sur por la acelerada incidencia.
(18)
Los datos actuales apuntan hacia una posible mejoría, pero requiere la comprensión de la pobla-
ción acerca del cumplimiento de las medidas de prevención. Al respecto, los modelos matemáti-
cos indican que el distanciamiento social resulta la acción más eficiente en el control del
SARS-CoV-2; la que posibilitó una reducción del 64% de la mortalidad acumulada en los Esta-
dos Unidos durante los meses de mayo y junio de 2020.
(19)
Otro modelo más restrictivo que incluye él distanciamiento social mediante el cierre de escuelas
y la limitación de las empresas al 50% de sus trabajadores, con una programación de reducción
estimada de contagios nuevos en un 99,3%.
(20)
La cuarentena incrementa el riesgo de reducción de salarios y desempleo,
(21)
generado el temor
a una posible recesión económica, debido a las necesarias medidas de control epidemiológico:
distanciamiento social, autoaislamiento y las restricciones de viaje. Además, se aumentó sustan-
cialmente el suministro y consumo de medicamentos. La compra compulsiva y almacenamiento
de productos alimenticios ante el pánico a la escasez incrementa la demanda elevando los
precios.
(22)
Los ingresos fiscales son la principal fuente financiera del sector público, la reducción del deter-
minados mercados y de los ingresos monetarios en gran parte de la población afectan la inver-
sión en la salud pública y por ende en la implementación de medidas más eficientes en contra de
la pandemia.
(23)
Por lo que es necesario un eficiente manejo administrativo de los recursos.
VIROLOGÍA
Taxonomía y estructura
El análisis del árbol familiar y genómico mostró que el SARS-CoV-2 pertenece al orden nidovi-
rales, familia coronaviridae, género betacoronavirus.
(1,24)
Así, se encontraron similitudes filoge-
néticas entre este y otros tipos de coronavirus, incluyendo al BatCoV RaTG13 que se encuentra
en murciélagos.
(25)
Sin embargo, resultó menor la similitud genómica con los betacoronavirus: SARS-CoV (79%)
(causante de los brotes pandémicos en el periodo de 2002-2003, con una tasa de letalidad del
9,6%) y MERS-CoV (50%) (agente que originó epidemias en 2012, con letalidad del
34,3%).
(26,27)
El análisis genómico reforzó la hipótesis de su transmisión original de animal a persona, consi-
derando un reservorio intermediario, debido al nivel de similitud con respecto al BatCoV
RaTG13 endémico del murciélago.
(10,25)
Además del posible parentesco del SARS-CoV-2 con los
microorganismos que pertenecen al subgénero de sarbecovirus, causantes de síndrome respira-
torio agudo en la especie humana.
(1)
Las partículas del SARS-CoV-2 poseen una forma esférica pleomórfica con un diámetro que
oscila entre 60 y 140 nm, rodeado de estructuras en forma de picos con longitudes que pueden
ir desde 9 hasta 12 nm, dándole su forma característica de corona.
(1)
En su interior carga un
genoma de 29,9 kb de tamaño.
(28)
El genoma del SARS-CoV-2 está compuesto por un ARN monocatenario positivo recubierto por
una proteína de nucleocápside fosforilada, con capacidad de codificar una poliproteína no
estructural denominada ORF1a/b, que termina siendo escindida por una reacción proteolítica
dando lugar a cuatro proteínas estructurales (que le dan la forma de corona) y cinco proteínas
accesorias.
(28,29)
La capacidad de infección del SARS-CoV-2 y su integridad estructural guardan una dependen-
cia con la integridad de las proteínas estructurales.
(30)
Las cuatro proteínas son: la que recubre al
ARN N (nucleocápside) y las adheridas a una membrana de bicapa fosfolipídica, S (spike), M
(membrana) y E (envoltura).
(28,30)
Variabilidad genómica
Se informan 103 diferentes genomas de SARS-CoV-2 con 2 linajes mayores bien definidos.
(31)
La causa se atribuye a su polimorfismo nucleótido único en la posición 8 782 (orf1ab: T8517C,
sustitución sinónima) y en la posición 28 144 (ORF8: C251T, S84L).
(31)
El tipos más gresivo es
el L, hallándose en alrededor del 70% de la población, seguido del S (en un 30% de los
casos).
(31,32)
El haplotipos S tiene características más similares a los diferentes coronavirus hallados en
animales,
(31)
sugiriendo que podría ser el ancestro del L.
(32)
De ahí, su menor tasa de contagio
debido a su condición evolutiva incipiente.
(28,32)
La variabilidad genética del SARS-CoV-2 indica cierta improbabilidad de la teoría del origen
mediante manipulación en laboratorio.
(33)
Además de la similitud del 96% con el BatCoV
RaTG13;
(24)
se comprobó que la subunidad 1 de la proteína S tiene una mayor similitud filogené-
tica con coronavirus propios del pangolín.
(34)
La secuencia genómica que codifica el dominio de unión al receptor no resulta óptima al ser
comparada con otros sarbecovirus; Se supone que la afinidad del SARS-CoV-2 hacia su receptor
diana sea consecuencia de la selección natural del virus hacia el ser humano.
(33,35)
Propiedades fisicoquímicas
El conocimiento acerca de la estructura y composición de las partículas virales y su reacción
ante determinadas condiciones o sustancias permite establecer posibles formas para inactivar y
frenar el proceso de réplica viral, formulando vacunas con el uso de virus atenuados o inactiva-
dos; además de identificar medidas higiénico epidemiológicas preventivas para reducir las cifras
de contagio.
(36)

si se encuentran en superficies sólidas esta característica se incrementa, por ejemplo, en superfi-
cies de:
(36,37)
Plástico hasta 72 horas.
Acero inoxidable hasta 48 horas.
Cartón hasta 24 horas.
Cobre hasta 4 horas.
El principal antecedente fue el SARS-CoV, de este se sabía que su capacidad infecciosa dismi-
nuye por debajo del límite de detección al incubar partículas virales a una temperatura de 56°C
por veinte minutos. Así, se asumió esa misma característica para el SARS-CoV-2 inicialmente,
pero luego se comprobó que su tiempo es de treinta minutos.
(28)
Sin embargo, en un estudio publicado en mayo de 2020, se reporta un análisis comparativo de
grupos compuestos por casos confirmados de COVID-19 en 224 ciudades de China. Los resulta-
dos indicaron la ausencia de diferencia estadísticamente significativa entre la temperatura
ambiental, la incidencia de casos confirmados y el ritmo reproductivo básico del virus.
(37)
La sensibilidad del SARS-CoV-2 a la radiación ultravioleta (UVC), también ha sido reporta-
da.
(28)
Al respecto, se demostró que en concentrados de plasma fresco o de plaquetas en los que
se inocula sus partículas en combinación con riboflavina, se reduce la carga viral de manera
significativa, incluso por debajo del umbral detectable.
(38)
Esto puede tener un uso importante
ante la necesidad de transfusiones urgentes de derivados de plasma en pacientes con viremia
activa. Además de su utilidad para inactivar algunas clases de coronavirus en diferentes superfi-
cies.
(39,40)
La temperatura ambiental influye en la efectividad de los UVC; pues, las particulares de
SARS-CoV-2 tienen mayor sobrevida y mayor capacidad infecciosa sobre superficies durante el
invierno en comparación con el verano.
(41)
También se conoce que no disminuye de manera
significativa la incidencia y ritmo de reproducción básico de este flagelo.
(19)
Algunos productos químicos son útiles para la desinfección de partículas virales. En el caso del
SARS-CoV-2, esto depende mayormente de la afinidad química de su membrana compuesta por
una bicapa fosfolipídica que lo vuelve lipofílico. Así, se recomiendan sustancias como: alcohol,
compuestos de amonio cuaternario, fenoles, aldehídos y detergentes.
(36)
Los compuestos identificados como posibles desinfectantes del SARS-CoV-2 son: éter, etanol al
75%, aquellos con cloruro en su composición, ácido peracético, cloroformo y solventes grasos
con excepción de la clorhexidina.
(28,42)
TRANSMISIBILIDAD
El ritmo reproductivo básico (R0) es una medida que representa el número promedio de nuevos
casos que ocurren a partir de un caso confirmado en una población susceptible. Un resultado
mayor a 1 significa que la transmisión de la enfermedad incrementa mientras que un resultado
menor significa que la transmisión es poco probable. En relación con el covid-19, la OMS
estimó de R0 que osciló entre 1,4 y 2,5
(43)
Los primeros datos de casos de COVID-19 confirmados en China permitieron establecer este
valor entre 2,2 y 2,7 (el que luego se incrementó a 3,28), implicando que en 6 o 7 días se duplica-
ría el número de contagios.
(44)
En Italia, el R0 fue de 2,43 a 3,10.
(45)
En Perú existió un R0 de 2,88
a 2,97.
(46)
En Europa, el cálculo del ritmo reproductivo básico en tiempo real R(t) también reflejó resulta-
dos por encima de lo esperado, tal como se observa en las cifras reportadas por Italia (3,10),
Alemania (4,43), Francia (6,56) y España (3,95).
(44)
La reducción de esas estadísticas dependerá de la toma de medidas de cuarentena y aislamiento,
las que han mostrado una gran efectividad en este tipo de enfermedades.
(47)
Todo con el objetivo
de prevenir contagios en la población susceptible y separarla de los enfermos.
(20,47)
Fuentes de transmisión
Luego de la presumible transmisión animal-persona en Wuhan, los casos subsecuentes de
COVID-19 no se relacionaron con alguna exposición a animales del mercado, concluyendo que
se pasó al contagio de persona/persona.
(48)
Tomando como referencia que las infecciones virales
respiratorias, se asumió que el contacto cercano con un enfermo y la exposición a gotículas de
la tos o estornudo.
(26)
Sin embargo, se revelaron otras vías con base a los casos importados:
fecal-oral, contacto con mucosas (como la conjuntiva) y fluidos (como la saliva).
(5)
Las fuentes de origen de contagio respiratorio tienen tres vías definidas: fómites, gotículas o
partículas de aerosol.
(5,44)
En el caso de transmisión por gotículas es necesaria la cercanía al
paciente infectado.
(26)

permanecen suspendidas en el aire y, si el paciente se encuentra a una distancia menor a 1,8 m,
las partículas entran en contacto con las mucosas de la persona susceptible e ingresan a la vía
respiratoria iniciando la enfermedad.
(48,26)
La más aceptable de las vías de transmisión mencionadas fue la aérea, el resto se mantienen en
discusión.
(49,50)
Al cultivar partículas de SARS-CoV-2 provenientes de aerosol, se encontró que
pueden durar hasta 3 horas suspendidas en el aire.
(51)
La transmisión aérea por fómites (compuesto por partículas más pesadas) depende del período
infeccioso en que se encuentre la enfermedad en el paciente,
(50)
pudiendo durar entre 2 y 3 días
según el tipo de material de la superficie.
(36)
El contagio ocurre cuando partículas virales contactan con mucosas: ojos, nariz o boca.
(30)
Por
esa razón, la población susceptible tiene que usar equipo de protección personal, principalmente,
la mascarilla naso-bucal y lentes de protección siempre que se haya posible exposición a
ambientes con COVID-19.
(50)
La posibilidad de transmisión vía fecal/oral
(51)
se genera al encontrar pruebas de RT-PCR positi-
vas en muestras de heces de pacientes confirmados con la COVID-19.
(44)
Hasta 11 días posterior
al resultado negativo de las pruebas diagnósticas, el ARN viral se mantiene presente en las
excretas. Los especialistas recomiendan extremar las medidas higiénicas para evitar el conta-
gio.
(44)
CONCLUSIONES
El SARS-CoV-2 pertenece a la familia de los coronaviridae, su estructura es similar a los betaco-
ronavirus (SARS-CoV y MERS-CoV), teniendo alta capacidad de virulencia. La tasa de letali-
dad de la COVID-19 en Ecuador es superior a la media estimada a nivel mundial.
Las medidas de distanciamiento social y aislamiento de los enfermos resultaron efectivas en la
reducción de la morbi-mortalidad de manera significativa, aunque tuvo consecuencias socioeco-
nómicas: aumento del desempleo y reducción de salarios.
Las principales vías de transmisión de la COVID-19 establecidas fueron respiratorias, a través
de fómites, gotículas o partículas de aerosol; siendo las superficies sólidas especialmente
conservadoras del virus activo.
Conflictos de intereses
Los autores declaran que no existen.
Declaración de contribución
Todos los integrantes participaron en la recolección de la información científica, así como en la
redacción del artículo
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Zhu N, Zhang D, Wang W, Li X, Yang B, Song J, et al. A Novel Coronavirus from
Patients with Pneumonia in China, 2019. N Engl J Med. Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 14]; 382(8): 727-733. Disponible en: https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJ
Moa2001017. https://doi.org/10.1056/NEJMoa2001017.
2. Jin Y, Cai L, Cheng Z, Cheng H, Deng T, Yi B, et al. A rapid advice guideline for the
diagnosis and treatment of 2019 novel coronavirus (2019-nCoV) infected pneumonia
(standard version). Military Med Res [Internet]. 2020 [citado 2020 May 15]; 7(4): 1-23.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32029004/. https://doi.org/10.1186/
s40779-020-0233-6.
3. Organización Mundial de la Salud. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19):
informe de situación, 41 [Internet]. Washington: OMS; 2020 [citado 2020 May 15].
Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/331352.
4. Organización Mundial de la Salud. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19):
informe de situación, 194 [Internet]. Washington: OMS; 2020 [citado 2020 May 15].
Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/331352.
5. Wang D, Hu B, Hu C, Zhu F, Liu X, Zhang J, et al. Clinical Characteristics of 138 Hospi-
talized Patients With 2019 Novel Coronavirus-Infected Pneumonia in Wuhan, China.
JAMA [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 323(11): 1061-1069. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32031570/. https://doi.org/10.1001/jama.2020.1585.
6. Wu P, Hao X, Lau E, Wong J, Leung K, Wu J, et al. Real-time tentative assessment of the
epidemiological characteristics of novel coronavirus infections in Wuhan, China, as at
22 January 2020. Euro Surveill [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 25(3): 1-6. Dispo-
nible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31992388%/. https://doi.org/10.2807/1560-
7917.ES.2020.25.3.2000044.
7. Wang C, Horby P, Hayden F, Gao G. A novel coronavirus outbreak of global health
concern. The Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 16]; 395(10223):
470–473. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31986257/. https://doi.org/10.1016/
S0140-6736(20)30185-9.
8. Frutos R, Lopez M, Serra J, Devaux C. COVID-19: The Conjunction of Events Leading
to the Coronavirus Pandemic and Lessons to Learn for Future Threats. Front Med [Inter-
net]. 2020 [citado 2020 May 16]; 7(223): 1-5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/
pmc/articles/PMC7235412/. https://doi.org/10.3389/fmed.2020.00223.
9. Afelt A, Devaux C, Serra J, Frutos R. Bats, Bat-Borne Viruses, and Environmental
Changes. InTech [Internet]. 2018 [citado 2020 May 16]; 8: 113-132. Disponible en:
https://www.intechopen.com/books/bats/bats-bat-borne-viruses-and-environmental-changes.
https://doi.org/10.5772 / intechopen.74377.
10. Qiu Y, Zhao Y, Wang Q, Li J, Zhou Z, Liao C, et al. Predicting the angiotensin converting
enzyme 2 (ACE2) utilizing capability as the receptor of SARS-CoV-2. Microbes Infect
[Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]; 22(4-5): 221-225. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32199943/. https://doi.org/10.1016/j.micinf.2020.03.003.
11. Liu Y, Gong L, Li B. Epidemic Situation of Novel Coronavirus Pneumonia in China
mainland. Epidemiology. medRxiv [Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]. Disponible
en: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.02.17.20024034v2. https://doi.org/
10.1101/2020.02.17.20024034.
12. Lai S, Bogoch I, Ruktanonchai N, Watts A, Lu X, Yang W, et al. Assessing spread risk of
Wuhan novel coronavirus within and beyond China, January-April 2020: a travel
network-based modelling study. medRxiv [Internet]. 2020 [citado 2020 May 17]: 1-20.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32511631/. https://doi.org/10.1101/
2020.02.04.20020479.
13. Dirección Nacional de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador.
Informe de Situación COVID-19 desde el 29 de Febrero del 2020. Report No: 001.
Quito: MSP; 2020.
92
cc
BY
NC
ND
14. Ortiz E, Simbaña K, Barreno L, Díaz A, Barreto A, Moyano C, et al. Epidemiological, socio-de-
mographic and clinical features of the early phase of the COVID-19 epidemic in Ecuador [Inter-
net]. 2020 [citado 2020 May 17];15(1). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33395425/.
https://doi.org/10.1101/2020.05.08.20095943.
15. Torres I, Sacoto F. Localising an asset-based COVID-19 response in Ecuador. The Lancet Infect
Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 18]; 395(10233). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.
gov/32277877/. https://doi.org/10.1016 / S0140-6736(20)30851-5.
16. Amores C, Pérez G. La pertenencia étnica y el acceso a los servicios de salud: Caso de indígenas
y afrodescendientes ecuatorianos en el periodo 2006-2015. Rev Publicando [Internet]. 2017
[citado 2020 May 18]; 4(11(1)): 618–638. Disponible en: https://revistapublicando.org/revista/
index.php/crv/article/view/602.
17. Dirección Nacional de Gestión de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Situación
Nacional por Covid-19 (Coronavirus) Ecuador 2020. Infografía No: 094. Quito: MSP; 2020.
18. Ngonghala C, Iboi E, Eikenberry S, Scotch M, MacIntyre C, Bonos M, et al. Mathematical
assessment of the impact of non-pharmaceutical interventions on curtailing the 2019 novel
Coronavirus. Math Biosci [Internet]. 2020 [citado 2020 May 18]; 325. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32360770/. https://doi.org/10.1016/j.mbs.2020.108364.
19. Li H, Liu S, Yu X, Tang S, Tang C. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): current status and
future perspectives. Int J Antimicrob Agents [Internet]. 2020 [citado 2020 May 19]; 55(5).
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32234466/. https://doi.org/10.1016/j.ijantimicag.
2020.105951.
20. Koo J, Cook A, Park M, Sun Y, Sun H, Lim J, et al. Interventions to mitigate early spread of
SARS-CoV-2 in Singapore: a modelling study. The Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 21]; 20(6): 678–688. Disponible en: https://www.thelancet.com/journals/lancet/
article/PIIS1473-3099(20)30162-6/fulltext. https://doi.org/10.1016/S1473-3099(20)30162-6.
21. Lewnard J, Lo N. Scientific and ethical basis for social-distancing interventions against
COVID-19. Lancet Infect Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 19]; 20(6): 631-633. Disponi-
ble en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32213329/. https://doi.org/1010.1016/S1473-3099
(20)30190-0.
22. Nicola M, Alsafi Z, Sohrabi C, Kerwan A, Al-Jabir A, Iosifidis C, et al. The socio-economic
implications of the coronavirus pandemic (COVID-19): A review. Int J Surg [Internet]. 2020
[citado 2020 May 20]; 78: 185-193. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32305533/.
https://doi.org/10.1016/j.ijsu.2020.04.018.
23. McKee M, Stuckler D. If the world fails to protect the economy, COVID-19 will damage health
not just now but also in the future. Nat Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 20]; 26(5):
640-642. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32273610/. https://doi.org/10.1038/
s41591-020-0863-y.
24. Zhou P, Yang X, Wang X, Hu B, Zhang L, Zhang W, et al. A pneumonia outbreak associated
with a new coronavirus of probable bat origin. Nature [Internet]. 2020 [citado 2020 May 20];
579(7798): 270-273. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33199918/. https://doi.org/
10.1038/s41586-020-2012-7.
25. Paraskevis D, Kostaki E, Magiorkinis G, Panayiotakopoulos G, Sourvinos G, Tsiodras S.
Full-genome evolutionary analysis of the novel corona virus (2019-nCoV) rejects the hypothesis
of emergence as a result of a recent recombination event. Infect Genet Evol [Internet]. 2020
[citado 2020 May 20]; 79: 104212. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32004758/.
https://doi.org/10.1016 /j.meegid.2020.104212.
26. Helmy Y, Fawzy M, Elaswad A, Sobieh A, Kenney S, Shehata A. The COVID-19 Pandemic: A
Comprehensive Review of Taxonomy, Genetics, Epidemiology, Diagnosis, Treatment, and
Control. J Clin Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 9(4). Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32344679/. https://doi.org/10.3390/jcm9041225.
27. Lu R, Zhao X, Li J, Niu P, Yang B, Wu H, et al. Genomic characterisation and epidemiology of
2019 novel coronavirus: implications for virus origins and receptor binding. The Lancet Infect
Dis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 395(10224): 565–574. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32007145/. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30251-8.
28. Jin Y, Yang H, Ji W, Wu W, Chen S, Zhang W, et al. Virology, Epidemiology, Pathogenesis, and
Control of COVID-19. Viruses [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 12(4). Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32230900/. https://doi.org/10.3390/v12040372.
29. Chan J, Kok K, Zhu Z, Chu H, To K, Yuan S, et al. Genomic characterization of the 2019
novel human-pathogenic coronavirus isolated from a patient with atypical pneumonia after
visiting Wuhan. Emerg Microbes Infect [Internet]. 2020 [citado 2020 May 21]; 9(1): 221–236.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31987001/. https://doi.org/10.1080/
22221751.2020.1719902.
30. Li H, Liu S, Yu X, Tang S, Tang C. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): current status and
future perspectives. Int J Antimicrob Agents [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 55(5):
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32234466/. https://doi.org/105951.10.1016/
j.ijantimicag.2020.105951.
31. Tang X, Wu C, Li X, Song Y, Yao X, Wu X, et al. On the origin and continuing evolution of
SARS-CoV-2. National Science Review [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 7(6):
1012–1023. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7107875/.
https://doi.org/10.1093/nsr/nwaa036.
32. Ludwig S, Zarbock A. Coronaviruses and SARS-CoV-2: A Brief Overview. Anesth Analg
[Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 131(1): 93-96. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.
gov/32243297/. https://doi.org/10.1213/ANE.0000000000004845.
33. Andersen K, Rambaut A, Lipkin W, Holmes E, Garry R. The proximal origin of SARS-CoV-2.
Nat Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 22]; 26(4): 450–452. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32284615/. https://doi.org/10.1038/s41591-020-0820-9.
34. Zhang T, Wu Q, Zhang Z. Probable Pangolin Origin of SARS-CoV-2 Associated with the
COVID-19 Outbreak. Current Biology [Internet]. 2020 [citado 2020 May 23]; 30(7):
1346-1351. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7169893/.
https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.03.022.
35. Sheahan T, Rockx B, Donaldson E, Sims A, Pickles R, Corti D, et al. Mechanisms of Zoonotic
Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus Host Range Expansion in Human Airway
Epithelium. J Virol [Internet]. 2008 [citado 2020 May 23]; 82(5): 2274-2285. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18094188/. https://doi.org/10.1128/JVI.02041-07.
36. Scheller C, Krebs F, Minkner R, Astner I, Gil M, Wätzig H. Physicochemical properties of

quality control. Electrophoresis [Internet]. 2020 [citado 2020 May 23]; 41: 13-14. Disponible
en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32469436/. https://doi.org/10.1002/elps.202000121.
37. Yao Y, Pan J, Liu Z, Meng X, Wang W, Kan H, et al. No association of COVID-19 transmission
with temperature or UV radiation in Chinese cities. Eur Respir J [Internet]. 2020 [citado 2020
May 24]; 55(5). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32269084/. https://doi.org/
10.1183/13993003.00517-2020.
38. Keil S, Ragan I, Yonemura S, Hartson L, Dart N, Bowen R. Inactivation of severe acute respi-
ratory syndrome coronavirus 2 in plasma and platelet products using a riboflavin and ultravio-

495-501. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32311760/. https://doi.org/10.1111/
vox.12937.
39. Bedell K, Buchaklian A, Perlman S. Efficacy of an Automated Multiple Emitter Whole-Room
Ultraviolet-C Disinfection System Against Coronaviruses MHV and MERS-CoV. Infect Control
Hosp Epidemiol [Internet]. 2016 [citado 2020 May 25]; 37(5): 598-599. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26818469/. https://doi.org/10.1017/ice.2015.348.
40. Hamzavi I, Lyons A, Kohli I, Narla S, Parks A, Gelfand J, et al. Ultraviolet germicidal irradia-
tion: Possible method for respirator disinfection to facilitate reuse during the COVID-19
pandemic. J Am Acad Dermatol [Internet]. 2020 [citado 2020 May 25]; 82(6): 1511-1512.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32246972/. https://doi.org/10.1016/j.jaad.
2020.03.085.
41. Sagripanti J, Lytle C. Estimated Inactivation of Coronaviruses by Solar Radiation With Special

731-737. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32502327/. https://doi.org/10.1111/
php.13293.
42. Yi Y, Lagniton P, Ye S, Li E, Xu R. COVID-19: what has been learned and to be learned about
the novel coronavirus disease. Int J Biol Sci [Internet]. 2020 [citado 2020 May 25]; 16(10):
1753-1766. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32226295/. https://doi.org/10.7150/
ijbs.45134.
43. Liu Y, Gayle A, Wilder A, Rocklöv J. The reproductive number of COVID-19 is higher compa-
red to SARS coronavirus. J Travel Med [Internet]. 2020 [citado 2020 May 26]; 27(2): 1-21.
Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32052846/. https://doi.org/10.1093/jtm/taaa021.
44. Bulut C, Kato Y. Epidemiology of COVID-19. Turk J Med Sci [Internet]. 2020 [citado 2020
May 26]; 50(SI-1): 563-570. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/
PMC7195982/. https://doi.org/10.3906/sag-2004-172.
45. D’Arienzo M, Coniglio A. Assessment of the SARS-CoV-2 basic reproduction number, R0,
based on the early phase of COVID-19 outbreak in Italy. Salud de Biosaf [Internet]. 2020 [citado
2020 May 26]; 2(2): 57-59. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32835209/.
https://doi.org/10.1016/j.bsheal.2020.03.004.
46. Torres J, Kobiak C, Valcarcel B, Diaz C, La Vecchia C. The reproductive number R0 of COVID-19
in Peru: An opportunity for effective changes. Travel Med Infect Dis [Internet]. 2020 [citado
2020 May 27]; 37. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32325120/. https://doi.org/
10.1016/j.tmaid.2020.101689.
47. Najafimehr H, Mohamed A, Safari S, Yousefifard M, Hosseini M. Estimation of basic reproduc-

[citado 2020 May 27]; 74(8). Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32301199/.
https://doi.org/10.1111/ijcp.13518.
48. Cascella M, Rajnik M, Cuomo A, Dulebohn S, Di Napoli R. Features, Evaluation and Treatment
Coronavirus (COVID-19). Stat Pearls [Internet]. 2020 [citado 2020 May 28]. Disponible en:
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32150360/.
49. McIntosh K. Coronavirus disease 2019 (COVID-19): Epidemiology, virology, clinical features,
diagnosis, and prevention. UpToDate [Internet]. 2020 [citado 2020 May 29]. Disponible en:
https://www.uptodate.com/contents/coronavirus-disease-2019-covid-19-epidemiology-virology-
clinical-features-diagnosis-and-prevention.
50. Galbadage T, Peterson B, Gunasekera R. Does COVID-19 Spread Through Droplets Alone?.
Frente a la Salud Pública [Internet]. 2020 [citado 2020 May 29]; 8. Disponible en: https://pubmed.
ncbi.nlm.nih.gov/32391310/. https://doi.org/10.3389/fpubh.2020.00163.
51. Doremalen N, Bushmaker T, Morris D, Holbrook M, Gamble A, Williamson B, et al. Aerosol and
Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. N Engl J Med [Internet].
2020 [citado 2020 May 30]: 382(16): 1564-1567. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/
32182409/. https://doi.org/10.1056/NEJMc2004973.
Recibido: 11 de septiembre de 2020
Aceptado: 17 de diciembre de 2020
REE Volumen 15(3) Riobamba sep. - dic. 2021
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD
ISSN-impreso 1390-7581
ISSN-digital 2661-6742
COVID-19: epidemiología, virología y transmisibilidad
COVID-19: epidemiology, virology, and transmissibility
https://doi.org/10.37135/ee.04.12.10
Autores:
Alex Javier Sánchez Valverde
1,2
- https://orcid.org/0000-0002-3215-6240
Katihuska Aparicio Díaz
1,2
- https://orcid.org/0000-0001-7676-6297
Cynthia Elena Miranda Temoche
3,4
- https://orcid.org/0000-0001-6180-0691
Catty Rafaela Castillo Caicedo
5
- https://orcid.org/0000-0003-3084-2762
Norma Betsabe Arellano Hernández - https://orcid.org/0000-0002-2502-3693
Universidad de Especialidades Espíritu Santo, Guayaquil-Ecuador.
Hospital Luis Vernaza, Guayaquil-Ecuador.
Universidad Católica Santiago de Guayaquil, Guayaquil-Ecuador.
Centro de Salud Pascuales, Guayaquil-Ecuador.
Hospital IESS Riobamba, Riobamba-Ecuador.
Hospital Abel Gilbert Pontón, Guayaquil-Ecuador.
Autor de Correspondencia: Alex Javier Sánchez Valverde. Universidad de Especialidades
Espíritu Santo. Guayaquil-Ecuador. javiervalverde18@hotmail.com. Código postal: 090506.
Teléfono: 0979302155.
RESUMEN
Hasta diciembre del 2019, seis tipos de coronavirus ya estaban identificados como generadores
de enfermedad en humanos, destacándose dos brotes epidemiológicos anteriores: SARS-CoV en
2002 y MERS-CoV en 2012. El nuevo agente infeccioso que causó la pandemia de 2019 se
denominó SARS-CoV-2, el que se manifiesta como un síndrome respiratorio agudo severo (CO-
VID-19). Al respecto, el 30 de enero del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS)
decretó la emergencia sanitaria. El propósito de esta revisión fue analizar el contexto epidemio-
lógico alrededor del SARS-CoV-2, mediante una búsqueda bibliográfica en las bases de datos
científicas como: PubMed Central, LILACS y Google académico. Se concluyó que el
SARS-CoV-2 es altamente transmisible, con una tasa de letalidad en Ecuador del 8,59%.
Palabras clave: COVID-19, SARS-CoV-2, coronavirus, epidemiología, virología.
ABSTRACT
Six types of coronaviruses were already identified as generators of disease in humans as of 2019,
with two previous epidemiological outbreaks standing out: SARS-CoV in 2002 and MERS-CoV
in 2012. The new infectious agent that caused the 2019 pandemic was called SARS -CoV-2,
which manifests as a severe acute respiratory syndrome (COVID-19). In this regard, on January
30, 2020, the World Health Organization decreed the health emergency. The purpose of this
review was to analyze the epidemiological context around SARS-CoV-2 through a bibliographic
review in scientific databases such as: PubMed Central, LILACS and Google Scholar. It was
concluded that SARS-CoV-2 is highly transmissible, with a fatality rate in Ecuador of 8.59%.
Keywords: COVID-19, SARS-CoV-2, Coronavirus, Epidemiology, Virology.
INTRODUCCIÓN
En diciembre de 2019, la ciudad china de Wuhan fue el escenario de una serie de casos de
neumonía, cuyos análisis la definieron como atípica por SARS-CoV-2.
(1)
La Organización Pana-
mericana de la Salud (OPS) reporta el primer caso confirmado en el continente americano en los
Estados Unidos de América, el 20 de enero de 2020, propagándose aceleradamente al resto de
países de la región.
(2)
El 1 de marzo de 2020, en Ecuador se reportó el primer infectado, el que
fue considerado como transmisión importada.
(3)
Para el mes de agosto de 2020, la cifra de contagiados en el mundo superaba los 17 millones de
habitantes, con una mortalidad de 675060 afectados. El continente americano lideró la cifra de
infectados y Estados Unidos resultó el país más afectado con más de 4,4 millones de enfermos
y más de 151 000 muertos; seguido de Brasil que superaba los 2,6 millones de casos, con más
de 91000 fallecidos.
(4)
EPIDEMIOLOGÍA
Origen
En respuesta a los reportes recibidos, el 31 de diciembre del 2019, el Centro de Control y
Prevención de Enfermedades de China desplegó un equipo para el estudio epidemiológico y
etiológico del patógeno causante de esa neumonía atípica.
(1)
El 7 de enero del 2020 identifican
al agente responsable del brote epidémico como un nuevo tipo de coronavirus que denominaron
inicialmente como 2019-nCoV. La OMS, lo renombró como SARS-CoV-2, de manera que refle-
jara la sintomatología asociada.
(5)
Algunos datos circunstanciales sugirieron que el epicentro de la infección del SARS-CoV-2
en humanos estuvo ubicado en un mercado mayorista de mariscos de la ciudad de Wuhan. La
mayoría de los primeros contagiados coincidieron con una estancia en ese lugar.
(6)
La secuencia
genética del SARS-CoV-2 guarda una similitud del 96% con el BatCoV RaTG13, un tipo de
coronavirus detectado en murciélagos en China que se comercializan en ese centro.
(6,7)
Los virus de origen zoonótico precisan de tres condiciones para proliferar entre los humanos:
capacidad de infectar y reproducirse en esa especie, contacto persona/reservorio y la producción
de un ciclo de transmisión humano/humano.
(8)
Pero no se ha comprobado la existencia de trans-
misión directa de coronavirus por murciélagos.
(9)
Así, se sugiere un posible animal intermedia-
rio: el pangolín, gato, vaca, paloma, entre otros.
(10)
Las fechas de aparición de la epidemia coincidió con la celebración de dos grandes eventos, que
atraen alrededor de 40 mil familias y en los que se preparan más de 14000 platos chinos tradicio-
nales.
(11)
Eso motiva una gran movilización de personas a través de Wuhan por colindar con 9
provincias de ese país que convierte a la ciudad en un cinturón económico importante.
(12)
Impacto y carga global de la pandemia en Ecuador
El 11 de marzo del 2020, el estado ecuatoriano declaró la nación en estado de emergencia sanita-
ria a causa del avance acelerado de la pandemia de SARS-CoV-2. El día 13 de ese mes se conta-
bilizaron 205 casos confirmados y un fallecimiento.
(13)
A partir de los datos de los 9468 casos confirmados iniciales, se elaboró un primer informe
epidemiológico socio-demográfico en Ecuador.
(14)
La tasa de mortalidad resultó particularmente
alta, siendo mayor en hombres (6,86%) que en mujeres (3,35%). Así, la tasa de letalidad fue del
1,6%; superior a países como Italia (0,4%) y China (0,4%) en ese momento.
Adicionalmente, la presencia de comorbilidades aumentó la tasa de letalidad hasta el 16,9% en
hombres y 10,3% en mujeres.
(14)
esos parámetros se atribuyeron a los limitados recursos para el
diagnóstico rápido y temprano, tales como pruebas RT-PCR (reacción en cadena de la polimera-
sa con transcriptasa reversa); también, a la falta de personal para el control epidemiológico.
(15)
En este contexto, la letalidad se relacionó con el estrato socioeconómico, siendo superior en las
etnias montubia e indígena (14% y 9% respectivamente).
(14)
El poder adquisitivo de la población
influye en el acceso a la atención médica.
(16)
En mayo de 2020, la tasa de letalidad en Ecuador
alcanzó la cifra de 8,59%;
(17)
mientras que, a nivel mundial se reportaba un 6,13%.
(15,18)
Curva epidemiológica y prevención de brotes
La curva epidemiológica está conformada por 3 fases temporales: en ascenso, meseta y en
descenso. En el caso de la COVID-19, la primera duró de 3 a 4 semanas y se proyectaban entre
2 y 3 semanas de duración para las dos finales.
(19)
Esos valores variaron en algunos países como
Estados Unidos y ciertos países de América del Sur por la acelerada incidencia.
(18)
Los datos actuales apuntan hacia una posible mejoría, pero requiere la comprensión de la pobla-
ción acerca del cumplimiento de las medidas de prevención. Al respecto, los modelos matemáti-
cos indican que el distanciamiento social resulta la acción más eficiente en el control del
SARS-CoV-2; la que posibilitó una reducción del 64% de la mortalidad acumulada en los Esta-
dos Unidos durante los meses de mayo y junio de 2020.
(19)
Otro modelo más restrictivo que incluye él distanciamiento social mediante el cierre de escuelas
y la limitación de las empresas al 50% de sus trabajadores, con una programación de reducción
estimada de contagios nuevos en un 99,3%.
(20)
La cuarentena incrementa el riesgo de reducción de salarios y desempleo,
(21)
generado el temor
a una posible recesión económica, debido a las necesarias medidas de control epidemiológico:
distanciamiento social, autoaislamiento y las restricciones de viaje. Además, se aumentó sustan-
cialmente el suministro y consumo de medicamentos. La compra compulsiva y almacenamiento
de productos alimenticios ante el pánico a la escasez incrementa la demanda elevando los
precios.
(22)
Los ingresos fiscales son la principal fuente financiera del sector público, la reducción del deter-
minados mercados y de los ingresos monetarios en gran parte de la población afectan la inver-
sión en la salud pública y por ende en la implementación de medidas más eficientes en contra de
la pandemia.
(23)
Por lo que es necesario un eficiente manejo administrativo de los recursos.
VIROLOGÍA
Taxonomía y estructura
El análisis del árbol familiar y genómico mostró que el SARS-CoV-2 pertenece al orden nidovi-
rales, familia coronaviridae, género betacoronavirus.
(1,24)
Así, se encontraron similitudes filoge-
néticas entre este y otros tipos de coronavirus, incluyendo al BatCoV RaTG13 que se encuentra
en murciélagos.
(25)
Sin embargo, resultó menor la similitud genómica con los betacoronavirus: SARS-CoV (79%)
(causante de los brotes pandémicos en el periodo de 2002-2003, con una tasa de letalidad del
9,6%) y MERS-CoV (50%) (agente que originó epidemias en 2012, con letalidad del
34,3%).
(26,27)
El análisis genómico reforzó la hipótesis de su transmisión original de animal a persona, consi-
derando un reservorio intermediario, debido al nivel de similitud con respecto al BatCoV
RaTG13 endémico del murciélago.
(10,25)
Además del posible parentesco del SARS-CoV-2 con los
microorganismos que pertenecen al subgénero de sarbecovirus, causantes de síndrome respira-
torio agudo en la especie humana.
(1)
Las partículas del SARS-CoV-2 poseen una forma esférica pleomórfica con un diámetro que
oscila entre 60 y 140 nm, rodeado de estructuras en forma de picos con longitudes que pueden
ir desde 9 hasta 12 nm, dándole su forma característica de corona.
(1)
En su interior carga un
genoma de 29,9 kb de tamaño.
(28)
El genoma del SARS-CoV-2 está compuesto por un ARN monocatenario positivo recubierto por
una proteína de nucleocápside fosforilada, con capacidad de codificar una poliproteína no
estructural denominada ORF1a/b, que termina siendo escindida por una reacción proteolítica
dando lugar a cuatro proteínas estructurales (que le dan la forma de corona) y cinco proteínas
accesorias.
(28,29)
La capacidad de infección del SARS-CoV-2 y su integridad estructural guardan una dependen-
cia con la integridad de las proteínas estructurales.
(30)
Las cuatro proteínas son: la que recubre al
ARN N (nucleocápside) y las adheridas a una membrana de bicapa fosfolipídica, S (spike), M
(membrana) y E (envoltura).
(28,30)
Variabilidad genómica
Se informan 103 diferentes genomas de SARS-CoV-2 con 2 linajes mayores bien definidos.
(31)
La causa se atribuye a su polimorfismo nucleótido único en la posición 8 782 (orf1ab: T8517C,
sustitución sinónima) y en la posición 28 144 (ORF8: C251T, S84L).
(31)
El tipos más gresivo es
el L, hallándose en alrededor del 70% de la población, seguido del S (en un 30% de los
casos).
(31,32)
El haplotipos S tiene características más similares a los diferentes coronavirus hallados en
animales,
(31)
sugiriendo que podría ser el ancestro del L.
(32)
De ahí, su menor tasa de contagio
debido a su condición evolutiva incipiente.
(28,32)
La variabilidad genética del SARS-CoV-2 indica cierta improbabilidad de la teoría del origen
mediante manipulación en laboratorio.
(33)
Además de la similitud del 96% con el BatCoV
RaTG13;
(24)
se comprobó que la subunidad 1 de la proteína S tiene una mayor similitud filogené-
tica con coronavirus propios del pangolín.
(34)
La secuencia genómica que codifica el dominio de unión al receptor no resulta óptima al ser
comparada con otros sarbecovirus; Se supone que la afinidad del SARS-CoV-2 hacia su receptor
diana sea consecuencia de la selección natural del virus hacia el ser humano.
(33,35)
Propiedades fisicoquímicas
El conocimiento acerca de la estructura y composición de las partículas virales y su reacción
ante determinadas condiciones o sustancias permite establecer posibles formas para inactivar y
frenar el proceso de réplica viral, formulando vacunas con el uso de virus atenuados o inactiva-
dos; además de identificar medidas higiénico epidemiológicas preventivas para reducir las cifras
de contagio.
(36)

si se encuentran en superficies sólidas esta característica se incrementa, por ejemplo, en superfi-
cies de:
(36,37)
Plástico hasta 72 horas.
Acero inoxidable hasta 48 horas.
Cartón hasta 24 horas.
Cobre hasta 4 horas.
El principal antecedente fue el SARS-CoV, de este se sabía que su capacidad infecciosa dismi-
nuye por debajo del límite de detección al incubar partículas virales a una temperatura de 56°C
por veinte minutos. Así, se asumió esa misma característica para el SARS-CoV-2 inicialmente,
pero luego se comprobó que su tiempo es de treinta minutos.
(28)
Sin embargo, en un estudio publicado en mayo de 2020, se reporta un análisis comparativo de
grupos compuestos por casos confirmados de COVID-19 en 224 ciudades de China. Los resulta-
dos indicaron la ausencia de diferencia estadísticamente significativa entre la temperatura
ambiental, la incidencia de casos confirmados y el ritmo reproductivo básico del virus.
(37)
La sensibilidad del SARS-CoV-2 a la radiación ultravioleta (UVC), también ha sido reporta-
da.
(28)
Al respecto, se demostró que en concentrados de plasma fresco o de plaquetas en los que
se inocula sus partículas en combinación con riboflavina, se reduce la carga viral de manera
significativa, incluso por debajo del umbral detectable.
(38)
Esto puede tener un uso importante
ante la necesidad de transfusiones urgentes de derivados de plasma en pacientes con viremia
activa. Además de su utilidad para inactivar algunas clases de coronavirus en diferentes superfi-
cies.
(39,40)
La temperatura ambiental influye en la efectividad de los UVC; pues, las particulares de
SARS-CoV-2 tienen mayor sobrevida y mayor capacidad infecciosa sobre superficies durante el
invierno en comparación con el verano.
(41)
También se conoce que no disminuye de manera
significativa la incidencia y ritmo de reproducción básico de este flagelo.
(19)
Algunos productos químicos son útiles para la desinfección de partículas virales. En el caso del
SARS-CoV-2, esto depende mayormente de la afinidad química de su membrana compuesta por
una bicapa fosfolipídica que lo vuelve lipofílico. Así, se recomiendan sustancias como: alcohol,
compuestos de amonio cuaternario, fenoles, aldehídos y detergentes.
(36)
Los compuestos identificados como posibles desinfectantes del SARS-CoV-2 son: éter, etanol al
75%, aquellos con cloruro en su composición, ácido peracético, cloroformo y solventes grasos
con excepción de la clorhexidina.
(28,42)
TRANSMISIBILIDAD
El ritmo reproductivo básico (R0) es una medida que representa el número promedio de nuevos
casos que ocurren a partir de un caso confirmado en una población susceptible. Un resultado
mayor a 1 significa que la transmisión de la enfermedad incrementa mientras que un resultado
menor significa que la transmisión es poco probable. En relación con el covid-19, la OMS
estimó de R0 que osciló entre 1,4 y 2,5
(43)
Los primeros datos de casos de COVID-19 confirmados en China permitieron establecer este
valor entre 2,2 y 2,7 (el que luego se incrementó a 3,28), implicando que en 6 o 7 días se duplica-
ría el número de contagios.
(44)
En Italia, el R0 fue de 2,43 a 3,10.
(45)
En Perú existió un R0 de 2,88
a 2,97.
(46)
En Europa, el cálculo del ritmo reproductivo básico en tiempo real R(t) también reflejó resulta-
dos por encima de lo esperado, tal como se observa en las cifras reportadas por Italia (3,10),
Alemania (4,43), Francia (6,56) y España (3,95).
(44)
La reducción de esas estadísticas dependerá de la toma de medidas de cuarentena y aislamiento,
las que han mostrado una gran efectividad en este tipo de enfermedades.
(47)
Todo con el objetivo
de prevenir contagios en la población susceptible y separarla de los enfermos.
(20,47)
Fuentes de transmisión
Luego de la presumible transmisión animal-persona en Wuhan, los casos subsecuentes de
COVID-19 no se relacionaron con alguna exposición a animales del mercado, concluyendo que
se pasó al contagio de persona/persona.
(48)
Tomando como referencia que las infecciones virales
respiratorias, se asumió que el contacto cercano con un enfermo y la exposición a gotículas de
la tos o es